Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona juega a ganar para ser Ciudad de la Literatura de la Unesco

Instituciones, sector editorial y librerías se suman a la iniciativa municipal

El alcalde, Xavier Trias, y miembros del consejo promotor de Barcelona como Ciudad de la Literatura de la Unesco Ampliar foto
El alcalde, Xavier Trias, y miembros del consejo promotor de Barcelona como Ciudad de la Literatura de la Unesco

Una traducción latina de Ética Política y Economía de Aristóteles fue el primer libro que salió de una imprenta de Barcelona, en 1473. Y catalana es la editorial más antigua del mundo, Publicaciones de la Abadía de Montserrat, fundada en 1499, que sigue viva. La capital catalana tiene en su haber una larguísima vocación editorial que arrancó en la edad media y que ha pervivido hasta ahora. “Mirando al pasado, esa ya sería una baza muy importante para que Barcelona fuese reconocida por la Unesco como Ciudad de la Literatura. Pero lo que cuenta es la Barcelona de hoy porque tiene todas las condiciones para obtener ese reconocimiento”, afirmaba Jaume Ciurana, teniente de alcalde de cultura del Ayuntamiento de Barcelona, en el acto formal de presentación de la candidatura en el Saló de Cent. Un acto en el que estuvieron presentes una larga lista de implicados en la iniciativa que presentará el consistorio cuando la Unesco abra el término de candidaturas para tomar una decisión, previsiblemente, antes de que acabe el año, según informaron fuentes municipales.

El Institut Ramon Llull, la Institució de les Lletres Catalanes y el consorcio de Bibliotecas de Barcelona son los socios colaboradores de la candidatura con un consejo promotor en el que no falta prácticamente nadie del sector editorial, las universidades y otras instituciones culturales.

Edimburgo —fue la primera en 2004— , Melbourne, Iowa City, Reykjavik, Dublín, Norwich, Cracòvia, Heildelberg, Praga, Dunedin y Granada, esta última desde el año pasado, son ciudades literarias de la Unesco. Un club al que Barcelona aspira a sumarse ahora. Convencida de que cumple sobradamente los criterios que demanda la organización mundial, entre los que destaca la calidad y cantidad del sector editorial, experiencia acogiendo acontecimientos literarios y festivos que promuevan la literatura y una red de bibliotecas —la capitall catalana tiene 40—, por citar algunos.

La capital catalana

quiere sumarse al club

del que forman

parte 11 urbes

Barcelona considera que tiene diez puntos clave para convertirse en una más de las capitales literarias. Se presenta a la Unesco como una ciudad con un patrimonio literario rico y de amplia trayectoria histórica con escritores que han “contribuido a la literatura mundial, escribiendo en catalán y castellano”, destaca el documento de la candidatura que añade que la propia ciudad ha sido fuente de inspiración de autores de todas las épocas. Barcelona está convencida de que juega a ganar porque, entre otras cosas, es la capital editorial mundial en dos lenguas: castellano y catalán y tiene un ecosistema editorial que combina los grandes grupos internacionales y un amplio abanico de pequeños sellos independientes. “El sector librero ha sufrido mucho el efecto de la crisis pero parece que se ha tocado fondo y se ha regenerado el tejido y eso es lo que cuenta”, afirmaba Lluís Morral, propietario de la librería Laie.

Sant Jordi, la fiesta del libro en la calle que atrae a centenares de miles de personas año tras año, es una de las principales bazas que exhibe la candidatura de Barcelona a la Unesco. “Es la fiesta con mayúsculas, pero hay muchas más”, añadía el alcalde, Xavier Trias. La lista, que enumera el documento, es larga: en febrero,BCN Negra; marzo, con la bianual de Kosmopolis; abril —además de Sant Jordi— la fiesta de la literatura infantil; mayo con la Semana de la Poesía y el Festival Internacional de la Poesía; durante los meses de verano la actividad de teatro del Grec; en setiembre, la Setmana del Llibre en Català; en octubre con Liber —salón del libro profesional— y noviembre con el reciente festival de Novela Histórica.

Ser Ciudad de la Literatura de la Unesco —hay 11— supone ser reconocida internacionalmente como un centro creativo. Ali Bowden, directora de la Ciudad de la Literatura de Edimburgo lo resumía así: “Se comparten ideas y proyectos en común y hay mucho más intercambio de escritores”.