Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sevilla organiza un cuarto centenario de Murillo “ajeno a la política”

Zoido propone crear una fundación con presencia de todas las Administraciones

'Retrato de don Andrés de Andrade y de la Cal', de Murillo. Ampliar foto
'Retrato de don Andrés de Andrade y de la Cal', de Murillo.

Sevilla se propone celebrar el cuarto centenario del nacimiento de Bartolomé Esteban Murillo por todo lo alto y para eso el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido (PP), ha propuesto crear una fundación "ajena a la política" a la que invita a participar a la Junta de Andalucía y al Estado. El artista barroco nació en Sevilla en diciembre de 1617 y el Ayuntamiento prepara, desde hace un año, el gran homenaje que la ciudad le debe a uno de sus creadores más ilustres. La última antológica del artista la organizó el Museo del Prado de Madrid en 1982, cuando se celebraba el tercer centenario de su muerte; pero la capital andaluza no ha acogido nunca una gran muestra sobre el pintor barroco, algo que Zoido calificó este lunes de "imperdonable".

"Para que un proyecto de estas características sea una marca de éxito debe contar con el consenso de las Administraciones. Por eso yo desde aquí tiendo mi mano tanto a la Junta como al Estado y a otras Administraciones que quieran unirse a un acontecimiento que debe ser excepcional. Para ello la neutralidad política del organismo gestor es clave", afirmó Zoido este lunes en el Real Alcázar, uno de los espacios que acogerá la exposición Los murillos perdidos por Sevilla. El alcalde, que adelantó que la conmemoración se iniciará en septiembre de 2017 con la muestra Murillo y el retrato en el Espacio Santa Clara, hizo hincapié en que su modelo será similar al de El Greco 2014 que se creó en Toledo para festejar los 400 años de la muerte del artista.

El año Murillo, que se desarrollará durante todo 2018, incluye grandes exposiciones, como la antológica que prepara el Museo de Bellas Artes de Sevilla —el espacio que alberga más obras del pintor barroco—; pero también se abrirá a otras artes y ofrecerá un programa musical con instrumentos originales del barroco, llevará a la calle el teatro de la época, reunirá en un centro documental todos los materiales que se editen durante el centenario y contará con un plan editorial. Benito Navarrete, director de Infraestructuras Culturales y Patrimonio del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), está trabajando en la preparación de un simposio internacional sobre Murillo en el que participarán los principales especialistas en su obra; así como en un programa de investigación y difusión que estará dirigido por un comité científico del que formarán parte, entre otros, Enrique Valdivieso catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla y especialista en arte barroco y Xavier Salomon, conservador jefe de la Frick Collection de Nueva York.

'Retrato de don Diego Félix de Esquivel', de Murillo. ampliar foto
'Retrato de don Diego Félix de Esquivel', de Murillo.

Salomon será también el comisario de la muestra de Murillo retratista que reunirá una veintena de retratos procedentes de colecciones particulares norteamericanas y europeas. La Frick Collection posee el autorretrato de Murillo (circa 1650-1655), una obra que pertenece a la familia Frick desde 1904 y que ya pudo verse en Sevilla en El joven Murillo, la muestra que comisarió Navarrete en 2010 y que recibió más de 160.000 visitas en el Museo Bellas Artes. Entre los retratos que podrán verse en Santa Clara destacan Retrato de don Diego Félix de Esquivel, del Denver Museum of Art, y Retrato de don Andrés de Andrade y de la Cal, del Metropolitan de Nueva York.

Otro de los grandes retos que se ha marcado el Ayuntamiento para el año Murillo es la restauración de dos de los lienzos que el artista pintó para el Hospital de la Caridad de Sevilla por encargo de Miguel de Mañara y que el mariscal Soult no pudo robar en 1810, durante la Guerra de la Independencia, debido a su gran formato. Aunque los franceses sí se llevaron los otros cuatro lienzos, más pequeños, que completan la serie dedicada a la misericordia y que se encuentran en la National Gallery de Londres, el Ermitage de San Petersburgo, la National Gallery de Washington y en la de Ottawa. Cuatro copias ocupan actualmente sus lugares. "Lo que hizo Soult fue una sangría para el patrimonio sevillano, pero desde el punto de vista de la publicidad sirvió para que la obra de Murillo se conociera y apreciara en todo el mundo a partir del siglo XIX", precisa Navarrete.

"En el siglo XX se han realizado dos restauraciones de Moisés haciendo manar el agua de la roca y La multiplicación de los panes y los peces pero muy superficiales puesto que las obras están colgadas a una gran altura y nunca se han bajado de su sitio, como pretendemos que se haga en esta ocasión. Lo ideal sería que los restaurara el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, pero esto es algo que no está cerrado", adelanta Navarrete.