Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coslada, el municipio más seguro

La coordinación entre las policías nacional y municipal lo ha convertido en la localidad de más de 50.000 habitantes con menor tasa de delitos

Dos policías de Coslada patrullan por la calle de Petra Sánchez. Ampliar foto
Dos policías de Coslada patrullan por la calle de Petra Sánchez.

Coslada puede presumir de ser la localidad de más de 50.000 habitantes que tiene la tasa de delincuencia más baja de toda la región. Este municipio de 88.847 vecinos situado al este de la capital ha sufrido 32,4 delitos por cada 1.000 habitantes, lo que supone casi la mitad de la media regional (56,6%). La coordinación entre las policías, los controles preventivos y la participación ciudadana parecen ser los ingredientes de la receta para llegar a estos niveles de criminalidad.

Las buenas relaciones entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Municipal son consecuencia, paradójicamente, de una guerra entre ambos. El primero montó el 8 de mayo de 2008 la llamada Operación Bloque, que destapó el supuesto mayor caso de corrupción dentro de un cuerpo policial. Fueron detenidos 31 agentes locales, entre ellos su máximo responsable, el oficial Ginés Jiménez, como supuesto cabecilla de una red de extorsión a comerciantes y empresarios de la localidad. Las relaciones entre ambos cuerpos eran tales que se negaban información y se vigilaban uno a otro. Con el paso de los años, aquella operación ha llevado al procesamiento de siete agentes locales, pendientes de que se celebre el juicio. El resto de los imputados han quedado exculpados.

Descenso general

La estadística publicada por el Ministerio del Interior refleja que en Coslada se denunciaron 2.880 hechos delictivos en 2014, lo que supone un 5,4% menos que los 3.044 del año anterior.

El delito que más ha descendido es el de tráfico de droga, un 42,9%. Porcentualmente, la bajada puede parecer enorme, pero ha consistido en pasar de siete delitos en 2013 a cuatro en los 12 últimos meses.

Lo sigue la sustracción de vehículos de motor (ha caído un 29,7%), con 149 denuncias, frente a las 212 de 2013.

El dato negativo lo ofrece, sin embargo, el robo con fuerza en domicilio, el único delito que ha crecido, como en toda la Comunidad. En 2013 se registraron 124 casos, mientras que en 2014 se han alcanzado los 158.

El alcalde, Raúl López Vaquero (PP), afirma que aquel escándalo está “olvidado”: “Coslada entonces tuvo muy mala prensa y fue el foco de todos los medios de comunicación. Ahora, sin embargo, se habla del municipio en positivo y la gente tiene sensación de seguridad”.

La limpieza realizada por la Operación Bloque supuso un cambio en el rumbo de la seguridad en el municipio. Los mandos policiales empezaron a intercambiarse información sobre los problemas de delincuencia y se crearon controles conjuntos en los accesos al municipio y en los lugares de mayor afluencia de personas. Coslada ha rebajado su tasa de criminalidad en diez años un 30%. Ha pasado de 63 delitos por cada mil habitantes en 2004 a 32,4 en 2014. “La clave de todo ha sido la colaboración entre ambos cuerpos, sobre todo en un momento de crisis. Se ha hecho más con menos y con menos medios”, resume la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

De hecho, Coslada ha pasado a ser un ejemplo de coordinación entre ambas policías.
Otro detalle importante es que en Coslada viven 15.000 inmigrantes, lo que supone casi dos de cada diez habitantes. Antes de la crisis, llegó incluso a los 18.000. En su mayoría se trata de personas rumanas, que están integradas en la vida de la ciudad. No se han producido guetos ni lugares marginales que pudieran atraer problemas de convivencia o que, incluso, degeneraran en criminalidad. Algunos medios de comunicación rumanos tienen corresponsales para cubrir la información de esta población.

El municipio tiene casi 12 kilómetros cuadrados y está perfectamente comunicado por la autovía de Barcelona (A-2) y la M-40, lo que le podría hacer atractivo para los delincuentes. Estos podrían utilizar ambas vías como escapes tras cometer una fechoría. De hecho, solo una carretera lo separa de Vicálvaro y otra de San Blas, lo que le convierte casi en otro distrito de la capital.

La Operación Bloque limpió la población de agentes acusados
de corrupción

Coslada tiene también parte de la Cañada Real Galiana, donde se ubica el mayor hipermercado de venta de droga de Europa. Incluso allí, el municipio también marca la diferencia. “La zona de la cañada que está en Coslada no tiene nada que ver con esa zona de venta de droga. Se trata de gente que está adaptada y que no genera ningún tipo de problemas”, afirma el alcalde.

Cristina Cifuentes, la delegada del Gobierno, destaca: “En esta bajada del número de delitos tienen mucho que ver las campañas preventivas que hemos impartido a los mayores. Les hemos dado consejos, como que no vayan a sacar dinero solos o que no abran a nadie, aunque les diga que es inspector del gas. Es un tipo de población que es proclive a sufrir muchos delitos”.

Cifuentes también alude a la participación ciudadana y a las reuniones mantenidas con colectivos y asociaciones del municipio. “Toda la región ha vivido una rebaja muy importante de la delincuencia en los últimos tres años. En el acumulado se ha reducido un 14%, pero en algunos municipios se ha notado incluso más”, asegura.

Coslada cuenta con 266 policías nacionales y 148 agentes locales. Muchos de estos se mueven en vehículos camuflados para detectar posibles hechos ilícitos. “En general son plantillas muy jóvenes, que salen a la calle con muchas ganas de trabajar. Están muy motivadas”, relata el jefe accidental de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, el inspector jefe Clemente Mateos.

El punto negativo lo han marcado los robos con fuerza en domicilios, que han crecido un 27,4%. Según Mateos, se debe a algunos grupos concretos de delincuentes. “La relación con los jueces y fiscales también es muy buena, lo que facilita que las investigaciones y los atestados lleguen a buen fin”, destaca el inspector jefe.

Rivas reduce la criminalidad un 11%

El municipio de Rivas Vaciamadrid (88.847 habitantes) fue la localidad de más de 50.000 habitantes de la región cuya tasa de criminalidad más bajó en el último año, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid. En 2014 registró 5.044 denuncias, frente a las 5.728 del mismo periodo anterior.

Este descenso de un 11,9% en tan solo 12 meses se ha debido en especial a la caída de los hurtos y de los robos con fuerza. Los primeros pasaron de 1.555 a 1.194, lo que supone un 23,2% menos, mientras que los segundos bajaron de 1.775 casos en 2013 a 1.395 en los 12 últimos meses (un 21,4% menos). La tasa de criminalidad se sitúa en 62 delitos por cada 1.000 habitantes, según los datos del Ministerio del Interior.

Al igual que ha ocurrido en Coslada, en Rivas Vaciamadrid no se ha producido ningún homicidio ni asesinato en el año 2014. Llama la atención, en cambio, el incremento del tráfico de drogas. Pero es anecdótico. Si solo se mirara la estadística, se vería que se han incrementado un 500%, pero la realidad es que han pasado de un caso en 2013 a seis en el último balance. También han subido ligeramente los daños, con un 7,7% (de 980 a 1.055 denuncias). Por el contrario, han bajado los atracos, de 221 a 164, en solo un año (25,8%).

Detrás de Rivas Vaciamadrid, los otros dos municipios que más han reducido la delincuencia han sido Majadahonda (un 7,8%, de 4.167 casos a 3.844) y Arganda del Rey (un 7,5%, de 2.730 casos a 2.524).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram