Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más artistas y un ambicioso pabellón, sello catalán en la Bienal de Venecia

‘La Singularitat’ es el audiovisual de Albert Serra que representa a Cataluña

El cineasta Albert Serra y la comisaria Chus Martínez, representan Cataluña en la Bienal de Venecia Ampliar foto
El cineasta Albert Serra y la comisaria Chus Martínez, representan Cataluña en la Bienal de Venecia

“Fulguraciones narrativas”. Así define el cineasta Abert Serra la sucesión de escenas que conforman La Singularitat, el proyecto audiovisual que representará Cataluña en la 56ª Bienal de Venecia, que se celebra del 9 de mayo al 22 de noviembre. En su cuarta presencia en la gran cita del arte contemporáneo internacional, Cataluña tiene la suficiente seguridad para desplegar una propuesta ambiciosa, que pretende plantear desde el campo de la creación un debate intelectual complejo sobre la relación entre el hombre y las máquinas, ahora que la inteligencia artificial las está convirtiendo más en acompañantes que en meras herramientas del ser humano.

La comisaria Chus Martínez la define como “una propuesta osada”. Para el almacén naval sede del pabellón catalán desde la Bienal de Arquitectura de 2012, Martínez plantea una línea de cinco pantallas, que el espectador puede abarcar con una única mirada. Las ocho horas de proyección previstas inicialmente, se han quedado en poco más de cinco, nada que ver con la película de 101 horas, que Serra creó para la Documenta de Kassel . “En cada pantalla habrá una proyección distinta de una hora de duración, pero la obra se presta a otros muchos formatos”, matiza Martínez, que está organizando una serie de visitas de universidades internacionales para promover la publicación de ensayos académicos. En cambio, han decidido no integrar la instalación con un programa de debates u otros eventos. “Venecia tiene una dinámica particular, que no se presta a este tipo de iniciativas que, en cambio, se organizarán en sucesivas presentaciones, como en la Virreina de Barcelona, donde se exhibirá una vez finalizada la Bienal”, añade la comisaria.

El concepto de singularidad define la condición contemporánea del hombre en su relación con las máquinas y la naturaleza. Para Martínez y Serra, la singularidad es sinónimo de trasformación e indica el momento en que todo el proyecto de la modernidad se ve superado por el impacto de las nuevas tecnologías. “La Singularitat configura un universo barroco especialmente artificioso, donde el ritmo dramático no está encorsetado en la necesidad de coherencia de una película más convencional. A partir de dos profesiones, la minería y la prostitución, se recorre la explotación del cuerpo desde principio del siglo XX hasta la actualidad. El cuerpo ha perdido su centralidad”, afirma Serra que en los últimos meses ha exhibido su obra en el Centro Pompidou de París y Bozar de Bruselas, además de la Tate Modern de Londres.

La presencia catalana se multiplica también en otros eventos relacionados con la Bienal. Por ejemplo, una serie de dibujos y grandes instalaciones escultóricas de alabastro de Jaume Plensa en la imponente basílica de San Giorgio de Palladio, mientras que la comisaria Imma Prieto presenta en el prestigioso Instituto Universitario de Arquitectura de Venecia (IUAV), Beyond the Tropics, un colectiva de artistas españoles que incluye también Nuria Güell, una de las jóvenes artistas catalanas con más reconocimiento.