Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un derrumbe deja aisladas Cortes de Pallás y la central de Iberdrola

La planta eléctrica suspende su actividad durante "varios días" y la CV-428 no se abrirá hasta tener un diagnóstico sobre las causas del deslizamiento y la estabilidad de la ladera

La montaña de la que ha caído la tierra.

Tenía todos los ingredientes para una tragedia de gran magnitud y por fortuna no lo ha sido. Toneladas de rocas y tierra se desprendieron el lunes a las 19.30 sobre la carretera CV-428, a unos 800 metros de Cortes de Pallás (Valencia), junto a un túnel de la central eléctrica de Iberdrola en el que estaban trabajando 70 personas. El deslizamiento sepultó el único acceso a esta población, de unos 350 habitantes y situada a un centenar de kilómetros de Valencia, y aplastó la garita del vigilante de la instalación, que, sin embargo, resultó herido de forma leve.

Los trabajadores de Iberdrola no supieron qué había sucedido hasta que se apagaron las luces en el interior de la galería desde la que se efectúa el bombeo de agua del depósito situado en la cima de la Muela de Cortes. El derrumbe arrastró varias torres con tendido eléctrico, que causaron explosiones, y dañó parte de las casetas prefabricadas en las que se aloja el servicio de enfermería. La evacuación se produjo por uno de los accesos alternativos del túnel, que tiene un kilómetro de extensión, y la compañía, que ha descartado que haya habido obra civil en la zona en los últimos años, decidió este martes no retomar la actividad de la central hasta realizar las comprobaciones oportunas y conocer las causas del desprendimiento. Fuentes de Iberdrola consideran que el trabajo en la central tardará “varios días” en retomarse.

La CV-420 ha sufrido a lo largo de estos días varios desprendimientos en otros puntos, atribuidos a las lluvias del inicio de la primavera. El alcalde de Cortes de Pallás, Alberto Enrique Sáez, indicó a Efe que el desprendimiento se ha producido en una zona donde “ha llovido mucho en los últimos tiempos”.

Central de Iberdrola en Cortes de Pallás ampliar foto
Destrozos causados por el desprendimiento en las instalaciones de la central eléctrica de Cortes de Pallás.

Los servicios de emergencias, que han integrado al Consorcio de Bomberos de Valencia, la Diputación de Valencia, la Guardia Civil, el SAMU y la ONG Intervención y Ayuda en Emergencias, han trabajado durante la madrugada del martes hasta verificar que no había personas sepultadas, como se temía en un primer momento al haberse producido el deslizamiento en un día festivo en el que los vecinos suelen transitar la zona.

La Consejería de Gobernación trasladó el martes hasta Cortes de Pallás un helicóptero de la Generalitat para posibles traslados sanitarios urgentes. Asimismo, fue enviada una Brigada de Emergencia de forma preventiva a la zona cero del deslizamiento, que este martes permanecía bajo riesgo de nuevos desprendimientos custodiada por agentes de la Guardia Civil.

Según informó el consejero de Gobernación, Luis Santamaría, tras una reunión con las Administraciones afectadas, la Diputación de Valencia elabora un informe para realizar un diagnóstico de la zona y poder así acometer las actuaciones requeridas. Mientras tanto, la Generalitat adecuará una pista forestal como ruta alternativa para que los vehículos puedan sortear el aislamiento en el que ha quedado Cortes de Pallás, atrapado entre el embalse y los escombros. Las obras forestales, que afectan al tramo Cortes de Pallás-Jarafuel, comenzarán este miércoles.

El alcalde de Cortes consideró que la elaboración de los informes para proceder al desescombro de la CV-420 se va a dilatar por su complejidad. “Las tareas no empezarán hasta que se pueda asegurar el bienestar absoluto de las personas que participen en esos trabajos y de la población del municipio”, aseguró.

Derrumbe en Cortes de Pallás ampliar foto
El desprendimiento ha afectado también a algún automóvil.