Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oposición en El Carmel a la instalación de una antena de telefonía

La promotora impone la decisión valiéndose de la propiedad de la mayoría de los 41 pisos

Luz Jubiere, vecina afectada por la instalación de la antena de telefonía. Ampliar foto
Luz Jubiere, vecina afectada por la instalación de la antena de telefonía.

Los barrios del Carmel y la Teixonera de Barcelona están en pie de guerra por una antena de telefonía móvil que la promotora Quimanna plantea instalar en un inmueble de su propiedad en el cruce entre las calles del Hortal y Fastenrath, en El Carmel. El gerente de la empresa, Joaquín Ferrer, planteó la instalación en septiembre pasado e impuso la decisión en noviembre, valiéndose de su posesión sobre el 90% del edificio (que tiene 41 pisos), pese a la protesta de la mayor parte de la comunidad de propietarios, que teme los efectos de las ondas electromagnéticas.

Los vecinos que se oponen a su puesta en marcha son del edificio afectado y de otros próximos y se han agrupado en la plataforma No a l’antena del Carmel, a la que también se han sumado las asociaciones de vecinos de los dos barrios. Dicen que han recogido 3.500 firmas en contra de la instalación y se han manifestado los últimos cuatro viernes por la tarde.

El presidente de la asociación de vecinos de El Carmel, Fernando González, precisa que Orange, empresa encargada de la instalación de la antena, debe pedir aún los permisos del Ministerio de Industria y del Ayuntamiento.

Zona sin cobertura

Carteles de protesta contra la instalación de la antena de la calle Fastenrath. ampliar foto
Carteles de protesta contra la instalación de la antena de la calle Fastenrath.

Parte de la polémica tiene que ver con la localización del edificio. “Se encuentra en un sumidero dentro de la montaña. Algunos de los vecinos no tienen cobertura [dentro de la vivienda] y quieren la antena. Pero otros están a unos metros, y no la quieren”, explica González. La idea de la promotora es instalar la antena en un patio que los vecinos comparten en el quinto piso.

La batalla prosigue en la calle, pero también en los juzgados. Luz Jubiere, vecina y miembro de la plataforma vecinal explica que han demandado a Ferrer por un “defecto de forma y abuso de autoridad” al imponer la decisión valiéndose de su control sobre la propiedad. “Iremos a juicio y presionaremos al Ayuntamiento para que no se instale”, avanza.

Los vecinos también se refieren al debate de si la telefonía móvil podría tener efectos cancerígenos. Una polémica que, explican, Ferrer quiso atajar mostrando a la comunidad de propietarios un informe de la Asociación Española Contra el Cáncer. Un informe que aseguran que apenas pudieron ver y que, mantiene Jubiere, no permite confirmar ni desmentir el impacto de la telefonía sobre la salud.