Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Víctimas del metro: “Hubo varios excesos de velocidad, no fue puntual”

El colectivo de afectados denuncia que la juez del caso quiere archivar el caso sin agotar todas las vías de investigación

Declaración institucional en el Congreso de las víctimas del metro hace dos años.
Declaración institucional en el Congreso de las víctimas del metro hace dos años.

 La Asociación de Víctimas del Accidente de Metro del 3 de julio de 2006 (AVM3J), en el que fallecieron 43 personas, han denunciado este viernes, en el que han celebrado otra concentración más, que el tren accidentado "no registró un puntual exceso de velocidad", el relacionado con el siniestro, sino que ese día tuvo "numerosos excesos de velocidad que superan el 50% del trayecto".

Según sostiene la asociación en una nota de prensa, su denuncia viene acreditada en un informe que obra en su poder y cuyo contenido espera que sea "analizado por la Justicia, tal y como están demandando los abogados de las acusaciones particulares y la Fiscalía".

El documento supone un "estudio sobre los excesos de velocidad" en los tres pasos que realizó la UTA (unidad de tren) 3736 en el trayecto Plaza de España-Jesús el 3 de julio, y refleja datos "objetivos, no interpretados", que figuran en la causa judicial, lecturas de las cajas registradoras e informe de la Policía, etc.

Según concluye el informe, al que ha tenido acceso EFE, "con los datos objetivos que obran en la causa judicial, queda acreditado que el tren circuló durante todo el día 3 en el trayecto del accidente, entre las estaciones de Plaza de España y Jesús, con excesos de velocidad, que suponen un 59%, 54% y 64% del trayecto".

Estos son excesos de velocidad que "no se pueden achacar a un momento puntual de despiste", ya que "se repiten durante el mismo día y en distintos momentos del mismo, con la única diferencia de que en el último trayecto hay una causa, hasta ahora desconocida, que hizo que el tren no frenara".

"Si los dos primeros trayectos hubieran sido impecables en cuanto a la velocidad y en el último se hubieran producido los excesos, se podría imputar el accidente a un despiste puntual, pero lo cierto es que los excesos de velocidad fueron constantes durante los tres trayectos", asevera el estudio.

Concentración en viernes santo

La asociación ha dedicado la intervención de este 3 de abril a la actuación de la magistrada del Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia, que investiga el caso. "Está prejuzgando sin investigar todos los temas" y pretende "volver a archivar el caso sin agotar todas las vías de investigación, desobedeciendo así el mandato de la Audiencia Provincial".

Los afectados han criticado que la instructora del caso esté "impidiendo" a los abogados, durante la ratificación del informe del perito Andrés Corabitarte, preguntar sobre la correcta programación de la baliza, que "podría derivar en una responsabilidad por parte de la empresa Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), y no del conductor" y sobre la valoración de riesgos en el lugar del accidente por parte de FGV, que "podría poner en evidencia la implicación de la empresa en la Prevención de accidentes".

Asimismo, ha reprobado su actitud al rechazar el informe solicitado por el ministerio fiscal para comprobar el cumplimiento de FGV de la Ley de Prevención del Riesgo Laboral y las pruebas pedidas por los abogados de la asociación sobre "la correcta adecuación" de MetroValencia a la normativa de Seguridad.

Para el colectivo, la jueza, en lugar de explorar todos los caminos posibles, "decide de antemano qué prueba es relevante, sin saber a dónde puede llevar, limitando ya la responsabilidad penal al conductor y archivar el caso, basándose en el informe realizado por la Inspección de Trabajo que en vez de valorar si la empresa cumple con la prevención, se limita a preguntar a los trabajadores si son conocedores de alguna infracción por exceso de velocidad, sin investigar realmente, concluyendo que no hay expedientes por exceso de velocidad".

"Esto no quiere decir que no se comentan excesos de velocidad, sólo que no se sancionan", ha criticado la asociación, que ha señalado que, de igual modo, el informe "no ahonda en la falta de medidas de seguridad, y de normativa al respecto, simplemente dice que como no hay norma, pues que no se ha infringido la normativa".

Sin embargo, han indicado que la jueza dice que "no tiene sentido realizar más diligencias y propone el sobreseimiento". "Por suerte, no somos los únicos interesados en investigar para averiguar la verdad", han indicado, al tiempo que agradecen el papel del fiscal y de la Audiencia Provincial porque "están siendo garantes de que no se pisoteen nuestros derechos a una investigación completa y exhaustiva".

La asociación ha denunciado la "manipulación" de la investigación por parte de Metrovalencia "al mentir" al perito judicial diciendo que el tren no había sufrido ningún descarrilamiento, y realizar la lectura de la caja negra sin presencia judicial.

Este colectivo ha explicado que se ocultó un informe firmado por Vicente Contreras, actualmente imputado en la causa, que decía que ese modelo de tren era de tecnología obsoleta y existía dificultad de encontrar repuestos.

Han criticado el "silencio" del Gobierno Valenciano ante estos hechos, y ante "la manipulación" de la Comisión Parlamentaria y de "la presión ejercida" desde el despacho del expresidente de la Generalitat Francisco Camps "para silenciar el accidente".