Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmona ficha al presidente de los inspectores de Hacienda

Ransés Pérez será el ‘número tres’ del PSM al Ayuntamiento

Ransés Pérez Boga, presidente de Inspectores de Hacienda, en 2012.
Ransés Pérez Boga, presidente de Inspectores de Hacienda, en 2012.

El candidato socialista al Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, ha fichado al presidente de Inspectores de Hacienda del Estado (agrupa a 1.400 funcionarios), Ransés Pérez Boga, para dirigir las finanzas de la capital en caso de ganar las elecciones municipales del 24 de mayo. Pérez será número tresde la lista socialista pese a no haber militado en ese partido (ni en ninguno): “Me siento extraño llamándome político”, explica por teléfono a EL PAÍS. En sus manos estaría decidir si es preciso bajar el impuesto de bienes inmuebles (IBI), si hay que crear nuevas tasas, si las multas son excesivas, etcétera.

Pérez, inspector de Hacienda desde 1997 y actualmente jefe de equipo de inspección en Galicia (vive en A Coruña, donde nació en 1968), aboga por “propuestas técnicas y apartidistas para dar más cobrando menos”. Quiere reducir la carga financiera del Ayuntamiento —que en 2014 destinó uno de cada tres euros de su presupuesto a amortizar deuda y a pagar intereses—, rebajar el IBI y revisar los contratos municipales para que sean más baratos “y menos permeables a la corrupción”.

Un dramaturgo al frente de Cultura

El candidato socialista al Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, ha elegido a otro profesional alejado hasta ahora de la política para conformar su lista electoral y su Gobierno en caso de ganar las elecciones municipales de mayo: Ángel Martínez Roger, director de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (Resad) entre 2008 y 2013, será “el próximo concejal responsable del área de Cultura”, según avanzó ayer el Partido Socialista en un comunicado.

Martínez Roger (Valencia, 1966) es director y dramaturgo, y actualmente ejerce como profesor de Espacio Escénico e Historia de la Escenografía en el Conservatorio Superior de Danza María de Ávila. “Con Carmona como alcalde, la cultura será el motor que levante de nuevo la ciudad”, afirma Martínez Roger en la nota.

Auditoría de la deuda. Pérez quiere “auditar” la deuda local (5.936 millones), pero no para cuestionar su pago, como Podemos, sino para refinanciarla. “El Ayuntamiento tiene un sinfín de préstamos, a un tipo medio del 5%, cuando los bonos del Estado se están colocando al 1,2%”, explica. Su objetivo sería agrupar la deuda y reducir sus intereses: “Eso permitiría bajar el IBI”.

¿Se acogería a los fondos estatales de financiación? “Habría que ver si es lo más ventajoso y qué ajustes piden a cambio”.

Bajar el IBI. La presión fiscal del Ayuntamiento “es excesiva”, según Pérez, que considera “preocupante” que los madrileños “paguen más impuestos pese a ser una de las regiones más ricas”. “Hay una sobreimposición que no se traduce en mejores servicios”, resume. En su opinión, el IBI, que es el impuesto municipal más importante, está “anómalamente alto”. En 2007, el Ayuntamiento recaudaba 653 millones (sobre unos ingresos totales de 4.815 millones) por ese tributo; en 2014, serán 1.259 millones (sobre un total de 4.448); es decir, desde el principio de la crisis, el IBI se ha duplicado. “Hay que bajarlo de forma justa, que afecte a todos los ciudadanos pero sobre todo a los barrios y familias más necesitados”, dice Pérez. “Hay que calcular hasta dónde se puede bajar de forma controlada y cómo cubrir la bajada, si reducimos los ingresos habrá que recortar gastos”.

Revisar los contratos.“Hay que auditarlos para ver si son razonables y, si no, cancelarlos”, explica Pérez. ¿Apuesta por devolver al Ayuntamiento los servicios municipales que ahora están en manos privadas (basuras, limpieza viaria...)? “Si lo podemos hacer mejor y más barato, sí”. Pérez apuesta por revisar, además, el sistema de licitación: “La ley de contratos tiene lagunas, quiero carta blanca para verificar si las adjudicaciones son permeables a la corrupción y reforzar su control”.

 Multas, las necesarias. “Si el importe de las multas fuera excesivo, no se cometerían tantas infracciones”, replica Pérez sobre si debería rebajarse el castigo por infracciones de tráfico, aparcamiento, etcétera. “Las multas corrigen conductas que perjudican a los demás. No pueden existir cupos que los agentes deban cumplir a la fuerza, pero si hay 200 coches mal aparcados, habrá que multarlos a todos”, añade. Sobre la propuesta de Ciudadanos de sustituir la multa por un aviso (se sancionaría a la segunda), Pérez la ve “amable pero poco efectiva”. “Corremos el riesgo de incentivar que se aparque en doble fila y que el efecto ejemplarizante de la multa se aplace”, explica.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram