Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas apoyan a los condenados por el asedio al Parlament

Una manifestación por el centro de Barcelona denuncia la pena de tres años de cárcel impuesta por el Supremo a ocho jóvenes

La manifestación, a la altura de Canaletes.
La manifestación, a la altura de Canaletes.

“Esto lo ganaremos en Europa, de aquí a seis años quizá... Pero por ahora están condenados. Es indignante”, ha resumido este sábado, en la plaza Universitat, Laia Serra, abogada de uno de los ocho jóvenes condenados por el asedio al Parlament. Como Serra, miles de personas —2.500 según la Guardia Urbana, más de 10.000 según el entorno de los organizadores— han expresado su “solidaridad” con los jóvenes, que esta semana han visto cómo pasaban de absueltos (por la Audiencia Nacional) a condenados (por el Tribunal Supremo) a una pena de tres años.

La manifestación, que ha discurrido sin incidentes por el centro de Barcelona y ha concluido en la plaza de Sant Jaume, ha congregado a miles de personas partidarias de la protesta que, el 15 de junio de 2011, convocó el movimiento 15-M ante el Parlament. Una decena de diputados fueron hostigados antes de la votación de los presupuestos, que consagraron importantes recortes sociales. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, tuvo que acceder a la cámara en helicóptero, en una estampa que dio la vuelta al mundo.

La Audiencia Nacional absolvió a ocho jóvenes que participaron en aquella protesta —seis hombres y dos mujeres— al poner el derecho de manifestación y a la libertad de expresión en un plano superior. El Supremo le dio la vuelta y consideró que los acusados cometieron un delito contra las instituciones del Estado, a pesar de que los hechos que se atribuyen a cada uno de ellos están muy delimitados: rociar con spray la chaqueta de Montserrat Tura; alzar los brazos y perseguir a Alfons López Tena o impedir el paso a Jordi Turull.

“Tenéis el dinero, tenéis a la prensa, tenéis la justicia, pero a nosotras nunca nos vais a tener. Yo también estaba en el Parlament”, sostenía una de las pancartas desplegadas durante la protesta. Los manifestantes consideran que los jóvenes han sido condenados solo por protestar y creen, además, que la sentencia del Supremo tiene claras connotaciones políticas. A la protesta han acudido familiares, amigos y abogados de los condenados. “La injusticia de tres años por protestar es una amenaza para toda la sociedad”, ha lamentado, a través de Twitter, el letrado Jaume Asens.

Una de las plataformas que apoya la movilización (Rereguarda en Moviment) difundió una serie de “consejos” para el caso de que se produjeran detenciones durante la manifestación: llamar a un abogado, no declarar en comisaría o negarse “a ser fotografiado con objetos que te dé la policía”. La protesta, sin embargo, ha transcurrido sin incidentes y ha logrado llenar la emblemática plaza de Sant Jaume poco antes de las 21 horas.

Más información