Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez espera documentación del Vaticano en el ‘caso Romanones’

La Conferencia Episcopal ha remitido la información sobre los supuestos abusos sexuales

El Juzgado de Instrucción 4 de Granada, que investiga el caso sobre supuestos abusos sexuales cometidos presuntamente por varios sacerdotes del llamado grupo de Los Romanones, ha recibido ya la documentación que requirió a la Conferencia Episcopal, pero aún no tiene noticias de la que solicitó al Arzobispado de Granada y al Vaticano. Según fuentes del caso, la procedente de la Santa Sede tardará, puesto que debe mediar en ello el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Concretamente, y después de que así lo instara la acusación particular —que representa al primer denunciante, un joven de 24 años que trasladó su caso hasta el Papa Francisco—, el titular del juzgado, Antonio Moreno, reclamó información al Vaticano sobre las actuaciones canónicas y de todo lo actuado en la jurisdicción eclesiástica en relación a los hechos denunciados y sobre las quejas, denuncias o reclamaciones de cualquier tipo que se hubiesen podido recibir respecto de los 10 sacerdotes presuntamente implicados, desde que fueron ordenados.

El juez solicitó, el pasado 1 de marzo, a la Conferencia Episcopal que le remitiese copia del protocolo de actuación en relación a abusos sexuales, aprobado por la asamblea plenaria de esa conferencia en 2010. “Para que informe si dicho protocolo es de obligado cumplimiento en todas las diócesis españolas y si se halla en vigor en la actualidad”, dice el auto, lo que la institución ya ha hecho. También instaba al Arzobispado de Granada a que informase si le constan “quejas, reclamaciones o denuncias referidas al modo de proceder de dicha asociación”, de la forman parte los 10 sacerdotes imputados inicialmente junto a dos seglares.

Por otra parte, el magistrado también pidió que informe sobre las donaciones o aportaciones que hubieren podido realizar la asociación de sacerdotes al Arzobispado de Granada o a cualquier entidad o persona dependiente del mismo”, y que la institución aclare las reuniones mantenidas por el arzobispo, Javier Martínez, con los integrantes del grupo.

Todo se precipitó después de que un joven, que hoy tiene 24 años, comunicara por carta al Vaticano que había sufrido abusos sexuales desde los 14 hasta los 17 años por parte de este grupo de religiosos, lo que motivó que el Papa Francisco le llamara para pedirle perdón y ofrecerle su apoyo.