Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos confía el resultado a un ‘sprint’ para superar las expectativas

Iglesias y Errejón arropan a Rodríguez con un llamamiento al voto del cambio

La candidata Teresa Rodríguez camina delante de Iglesias y Errejón. Ampliar foto
La candidata Teresa Rodríguez camina delante de Iglesias y Errejón.

Pablo Iglesias lo confió todo al sprint. Podemos es Podemos, la fuerza que según todas las encuestas ha roto el tablero político, porque el pasado 25 de mayo logró cinco eurodiputados en las elecciones europeas. Contra la mayoría de los pronósticos, la formación que acababan de poner en marcha Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Teresa Rodríguez, entre otros, se convirtió de repente en una nueva opción. De un solo europarlamentario, la hipótesis que días antes de las elecciones reflejaban los sondeos, el partido obtuvo finalmente cinco representantes en Bruselas. A esa carrera final confió Iglesias el futuro de su formación en Andalucía y el resultado del primer examen ante las urnas en España. Así cerró Podemos su primera campaña electoral: con una exhibición de músculo en el velódromo de Dos Hermanas (Sevilla), emblemático escenario del PSOE, para intentar tapar una sensación que pese a la ilusión, está marcada por la incertidumbre.

Iglesias, quien junto al número dos y estratega del partido, Íñigo Errejón, arropó a Teresa Rodríguez, candidata del partido a la presidencia de la Junta, en un multitudinario mitin de clausura, llamó a los suyos a movilizarse mañana para evitar un pacto entre PP y PSOE. “Claro que quieren el partido con la flor en la mano en Andalucía y el partido de la gaviota en España. Ese es el pacto para que no gane el cambio”, enfatizó. Iglesias y Rodríguez pidieron a los ciudadanos un “voto valiente” para hacer frente a lo que Podemos ha definido “la casta”, la expresión del poder político que, en Andalucía, está representado desde hace décadas por el partido socialista. Errejón lanzó, en este contexto, un mensaje tranquilizador: “Las elecciones no son contra nadie, son para el rescate de la soberanía”. Y animó a los electores: “El voto es libre y es secreto. El voto en España no está atado. Los ciudadanos de Andalucía han demostrado que no tienen más voto que sí mismos”.

El comité de campaña asegura que logró finalmente ampliar el aforo del velódromo hasta más de 16.000 personas. En cualquier caso, Podemos se enfrenta en Andalucía quizá al examen más complicado. Y, al margen de las declaraciones de intenciones, quizá las aspiraciones más realistas no superan las de convertirse en tercera opción, aunque todos confían en el efecto sorpresa. “Llevamos un año escuchando al partido del no. No se puede cambiar, no se puede… Nosotros les decimos que sí se puede”, sentenció el secretario general de Podemos, quien interpretó Vientos del pueblo me llevan, de Miguel Hernández, y recalcó que el cambio que augura “empieza el domingo en Andalucía”.

Un equipo de EL PAÍS TV recorre las provincias andaluzas para reflejar ocho escenarios de la comunidad que vota el 22-M
ESPECIAL  Un equipo de EL PAÍS TV recorre las provincias andaluzas para reflejar ocho escenarios de la comunidad que vota el 22-M

Al acto, el más multitudinario organizado por la formación, acudieron muchos miembros del Consejo Ciudadano, el máximo órgano de dirección estatal del partido, que hoy se reúne en Sevilla. Entre ellos, presentó el acto Sergio Pascual, secretario de Organización. El cofundador del partido Juan Carlos Monedero, quien ingresó 425.000 euros por trabajos de consultoría realizados para los Gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, mantuvo un perfil bajo durante toda la campaña. Anoche subió unos segundos al escenario al finalizar el mitin, donde fue aplaudido por varios simpatizantes mientras el velódromo de Dos Hermanas se iba vaciando. Minutos antes, Rodríguez había afirmado en alusión a esos vínculos: "Venezuela es una calle de Cádiz donde una vecina no puede pagar la luz".

El líder de Podemos volvió a apelar a “los abuelos”, esa generación que con frecuencia ha llenado los mítines de Teresa Rodríguez en las últimas dos semanas y que representa los votantes que auparon al PSOE andaluz durante la Transición. Lo hizo también el pasado sábado en la plaza de La Merced de Málaga, donde pese a no llenar dejó claro que su aspiración constituye en las elecciones andaluzas un ensayo general de las autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo y, sobre todo, de las generales del próximo otoño. Entrar en disputa con el PSOE, que según reconocen los dirigentes de Podemos representó en sus inicios un cambio que ahora busca encarnar el nuevo partido. Que, una vez más, intentó presentarse anoche como principal fuerza de la oposición. El lunes tendrá, finalmente, su lugar en el mapa.

Más información