Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La concesionaria del túnel del Pertús presenta preconcurso de acreedores

TP-Ferro, participada por ACS y Eiffage, alega incapacidad para asumir los créditos por el escaso uso del paso transfronterizo

Túneles del paso transfronterizo del AVE en el Pertús.
Túneles del paso transfronterizo del AVE en el Pertús.

La empresa TP Ferro, concesionaria del túnel del Pertús, ha presentado esta mañana en el Juzgado Mercantil de Girona preconcurso de acreedores para intentar hacer frente a una deuda millonaria. El escaso tráfico de trenes, tanto de pasajeros como de mercancías, por el túnel que conecta con Francia, muy inferior a lo previsto, ha hecho que la empresa no pueda rentabilizar esta gran obra y hacer frente a los préstamos de unos 400 millones de euros de las entidades bancarias.

Una vez presentado el preconcurso se abre un plazo de tres meses para intentar llegar a un acuerdo en la negociación de la deuda. Si no se consigue, tendrá un mes para presentar el concurso formalmente. El resultado, en el peor de los casos, podría ser la quiebra y que el Estado tuviera que asumir la deuda y la gestión de la adjudicataria.

Las negociaciones con vistas a la refinanciación de la deuda antes del vencimiento del 31 de marzo aún no han finalizado

TP Ferro es una empresa hispano-francesa formada en un 50% por ACS, la constructora del empresario Florentino Pérez y la otra mitad por Eiffage, concesionaria de la construcción y explotación del tramo transfronterizo del AVE, que incluye el túnel del Pertús, desde finales del 2003. En un principio la adjudicación era para medio siglo, pero para compensar el retraso en la puesta en funcionamiento de la línea, además de pagar una indemnización de 130 millones de euros, el Estado alargó la concesión hasta los 53 años. Además, la empresa reclamó 350 millones de euros de indemnización al Gobierno por el sobrecoste de las obras, pero un juzgado de la competencia de Ginebra desestimó la demanda.

La línea de 44,4 kilómetros entre Llers (Alt Empordà) y Perpinyà (incluidos los 8,3 kilómetros de túnel del Pertús que cruzan los Pirineos) estaba finalizada en febrero de 2009, dentro del plazo previsto y con un coste de 1.100 millones de euros. Sin embargo, el Estado no cumplió con su parte y no fue hasta 2013 cuando la línea del AVE que enlazaba con el tramo fronterizo se finalizó. Este retraso hizo que fuera necesario construir un tercer rail entre Girona y Figueres, que costó 94 millones de euros, para que TP Ferro pudiera empezar a rentabilizar la inversión.

“A pesar de los esfuerzos llevados a cabo, las negociaciones iniciadas hace unos meses entre TP Ferro, sus prestamistas y los concedentes español y francés, con vistas a la refinanciación de la deuda antes del vencimiento del próximo 31 de marzo, aún no han finalizado”, ha informado la empresa en un comunicado.

Ante estas circunstancias, el consejo de administración de la concesionaria ha informado al Juzgado Mercantil de Girona de que hay en la actualidad unas negociaciones en curso con los acreedores, en vistas de un acuerdo de refinanciación. “La presentación de este preconcurso sirve como vía para que TP Ferro disponga del tiempo necesario para alcanzar un acuerdo con sus acreedores financieros y las demás partes interesadas de la concesión sobre la refinanciación de la deuda bancaria”, apunta.

El comunicado emitido por la empresa asegura que “este procedimiento no afectará de ningún modo a la continuidad del servicio ferroviario entre España y Francia, ni a la organización de la empresa o a la explotación”. Y mantiene que “la continuidad del servicio público constituye, desde la puesta en servicio de la línea, la prioridad de TP Ferro”. El objetivo de la empresa es encontrar, con todas las partes interesadas, una solución de refinanciación de la deuda sin recurso, que fue suscrita en 2005 para financiar la construcción de la Sección Internacional de la conexión ferroviaria de alta velocidad entre España y Francia.

TP Ferro también reclama compensaciones, porque el flujo de trenes que utilizan el túnel es muy inferior a los cálculos previstos, ya que preveía recuperar la inversión y amortizar las deudas con el peaje de los trenes que utilizan esta infraestructura. En total 10 trenes de pasajeros atraviesan diariamente la frontera hispano-francesa por este túnel. La cifra todavía es inferior en el caso de las mercancías. De media, solo cinco trenes de carga atraviesan el Pertús. En cambio, por el antiguo túnel de Portbou, donde los convoys deben hacer el cambio de ejes para adecuarse al ancho español, pasan el triple. En contraposición a esta baja circulación ferroviaria, por La Jonquera pasan a diario 10.000 camiones.