Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez de la Pokémon exige garantías a la Xunta de que no le retira personal

Rueda anuncia una nueva prórroga para las funcionarias de apoyo a Pilar de Lara tras la llamada que las conminó el martes a dejar sus puestos

Expedientes apilados en el Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo.
Expedientes apilados en el Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo.

Una llamada telefónica efectuada pasadas las diez de la mañana del pasado martes desde la delegación territorial de la Xunta en Lugo al Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo instó a las dos funcionarias de refuerzo de la instructora del caso Pokémon a disfrutar desde este mismo viernes de sus días libres pendientes debido a que su contrato expira el 31 de marzo. Tal y como relataron ayer fuentes del saturado juzgado lucense, esta comunicación realizada por un funcionario del Gobierno gallego cayó como una bomba entre los trabajadores encargados de instruir la mayor causa de corrupción de Galicia, justo un día después de que se conociera que las pesquisas alcanzan al alcalde de A Coruña, el popular Carlos Negreira. El director general de Xustiza intentó ayer calmar por teléfono a la titular del juzgado, Pilar de Lara, quien poco después envió un escrito a la Vicepresidencia en el que exige a la Xunta garantías oficiales de que se le mantendrá el personal de refuerzo.

Tras la publicación por este periódico de la orden verbal recibida por las funcionarias de apoyo de De Lara para que dejasen de trabajar a partir de este viernes, la Xunta decidió ayer anunciar una nueva prórroga para que este personal continúe en sus puestos. El vicepresidente, Alfonso Rueda, en respuesta a preguntas de los periodistas, anunció que su departamento, que tiene atribuidas las competencias en justicia, extenderá “mes a mes” el contrato de las dos trabajadoras judiciales.

Durante una visita al Ayuntamiento de Cangas, Rueda prometió que el refuerzo a De Lara se mantendrá hasta que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia decida si envía un juez al Juzgado número 1 de Lugo que libere de los asuntos ordinarios a la instructora de la Pokémon para que ella pueda dedicarse a la macrocausa, informa Europa Press. Y sobre la llamada de teléfono, a través de la cual la delegación territorial del Gobierno en Lugo comunicó el martes al juzgado que las funcionarias terminaban su contrato, la Xunta aseguró en una nota de prensa que en marzo no se ha producido “ningún tipo de comunicación” a las funcionarias de refuerzo del juzgado de la Pokémon ni se ha enviado ninguna orden sobre la retirada de los apoyos a la juez.

De Lara no se conforma con las promesas de que el personal de refuerzo seguirá en sus puestos y ayer remitió un escrito al vicepresidente del Gobierno gallego exigiendo una comunicación oficial sobre el futuro de estas dos trabajadoras que desde hace tiempo la ayudan a sacar adelante la macrocausa de corrupción, que ya cuenta con un centenar de imputados. La juez recuerda a la Xunta que no ha recibido ninguna notificación de que los nombramientos de estas trabajadoras se vayan a prorrogar. “En estos momentos ni a esta juez ni al secretario judicial se nos ha dado traslado de la citada comunicación donde supuestamente se ha acordado” el mantenimiento del personal, afirma De Lara aludiendo a las promesas de prórrogas realizadas por Rueda en Cangas y que fueron recogidas por los medios. “A fin de conocer si tales funcionarias han de cesar o no el próximo 31 de marzo de 2015, y a fin de organizar adecuadamente el trabajo de la oficina judicial”, concluye la juez su escrito a Rueda, “solicito se nos dé traslado de la comunicación por la que se acuerda la prórroga de las funcionarias de refuerzo a las que se alude en el comunicado referenciado en diversos medios”.

El presidente provincial del sector de justicia del sindicato CSIF en Lugo, Efrén Álvarez, denunció ayer la “precariedad e incertidumbre” en la que se encuentran las dos trabajadoras de apoyo a la juez de la Pokémon. En declaraciones a Europa Press, Álvarez considera que los “contratos mes a mes” anunciados por Rueda suponen trabajar “con una espada de Damocles continuamente sobre la cabeza”. El sindicalista aludió al anterior amago que hizo la Xunta para retirarle este personal a la magistrada de Lugo, acontecido en febrero, y recordó que entonces se le advirtió a las trabajadoras que “si a fecha de 20 de marzo no tenían nueva comunicación, fuesen cogiendo las vacaciones y los días correspondientes al mes porque cesarían”. “El 20 es festivo y están en una situación total de incertidumbre”, añadió.