Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre y Cifuentes marcan distancias

La presidenta del PP de Madrid afirma que el aborto "no es un derecho" en un discurso muy ideológico y partidario de la menor intervención del Estado en contraposición al perfil progresista de la candidata autonómica

Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre, esta mañana en la sede del Partido Popular en la calle de Génova. Ampliar foto
Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre, esta mañana en la sede del Partido Popular en la calle de Génova.

Si alguien tenía alguna duda, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes han dejado claro hoy que representan a las dos almas contrapuestas que conviven dentro del Partido Popular. Una más ideológica y escorada a la derecha y otra más centrista. Una más conservadora y otra más progresista. Un tándem con el que Génova busca cubrir todo el espacio del centroderecha. La presidenta del PP de Madrid y candidata a la capital ha llevado la voz cantante, con un discurso más profundo y de fuerte contenido liberal frente a la acción del Estado en el que además ha arremetido contra Podemos y Ciudadanos.

Mientras, la candidata autonómica a la Comunidad de Madrid ha mantenido un perfil más bajo, mostrando su “respeto a los adversarios dentro de las discrepancias ideológicas”. Al contrario que Aguirre, Cifuentes, que en varias ocasiones ha agradecido la labor de Aguirre –al frente del PP madrileño desde 2004- y la gestión de Ignacio González, no ha hecho la menor alusión a los demás partidos. El presidente de la Comunidad no ha asistido a la reunión del PP autonómico.

Ignacio González no ha asistido a la reunión de los líderes populares en Madrid

Con un mensaje dirigido a “quienes piensan como nosotros pero están desapegados” y “a todos los que les molesta que se silbe el himno nacional o a su majestad el rey”, Aguirre ha cargado contra Podemos, cuyo auge en las encuestas entiende por la “molestia y enfado” de los ciudadanos con los partidos tradicionales. Aun así, el protagonismo del partido de Pablo Iglesias tiene para ella “difícil explicación” ya que se trata de “un partido comunista que tiene como modelo a la Venezuela de Chávez y Maduro”. La dirigente ha recordado que este jueves Podemos votó en el Parlamento Europeo en contra de que se suelten los presos políticos” en el país sudamericano. “Y sus líderes no han manejado dinero público y ya están envueltos en casos de corrupción”, ha apostillado.

Sobre otras fuerzas emergentes y potenciales competidores que podrían atraer a los votantes descontentos del PP, Aguirre ha mostrado su “preocupación” respecto a Vox y Ciudadanos. “Si aparecen es porque no hemos explicado todo lo bien que podríamos nuestras ideas, tienen muchos puntos en común con nosotros”, ha reconocido, como la “defensa de España como nación” y la “concepción liberal de muchas cuestiones”. “Hay que identificar la pérdida de apoyo de muchos votantes nuestros. No nos debe servir de consuelo que los socialistas, nuestros adversarios tradicionales, también sufren… Con todo el respeto a las nuevas opciones, hay que señalar sus incongruencias, como que hablen de gravar el impuesto de sucesiones en Madrid”, ha puesto de ejemplo. Dicho impuesto está subvencionado al 99% en Madrid, la región con la presión fiscal más baja de todo el país. Hasta el punto de que los barones del PP de otras autonomías la tildan de “paraíso fiscal”.

Aguirre, que ha advertido de “la trascendencia” de las elecciones, en las que el PP se juega perder el Gobierno regional que mantiene desde 1995, ha afirmado que su programa será “transparente”. “No vamos a travestirnos de nada. El que nos vote debe saber que el aborto no es un derecho: nos negamos a que se reconozca así”, ha asegurado la política, que mañana tiene previsto acudir a una manifestación a favor de la reforma de la ley del aborto.

Aguirre: "El que nos vote debe saber que el aborto no es un derecho"

Reconocida liberal “aunque haya gente a la que no le guste”, también ha defendido la bajada de impuestos “todo lo que se pueda”. “Creemos que el dinero donde mejor está es en el bolsillo del que lo gana con su talento y esfuerzo”, ha enfatizado. Asimismo, ha defendido la menor intervención de los poderes estatal, regional o municipales, en un mensaje que ha recordado al del Tea Party estadounidense. “Hay que vivir libres sin un estado omnipresente, las administraciones están para ayudar. Estamos en contra de las regulaciones excesivas, los ciudadanos son mayores de edad. La obligación de los políticos de no molestarles… Ayudar a los empresarios es un compromiso, sobre todo a los pequeños, agobiados con impuestos y regulaciones excesivas”. “No estamos para agobiarles con permisos y papeles para todo. Debemos ser los más business friendly del mundo”, ha apostillado.

Pese a escándalos como Gürtel y Púnica, con destacados exresponsables del PP como protagonistas de las tramas, muchos nombrados por la propia Aguirre, la dirigente ha insistido en que su reacción “ha sido inmediata y radical”. “Somos inflexibles, nuestro compromiso es total… Nadie podrá decir que hemos encubierto a nadie. Incluso antes de la imputación”, ha aseverado. Sin embargo, varios de los alcaldes que repetirán como candidatos que han sido nombrados están imputados o incluso procesados.

El último regidor en una situación así y que pese a ello ha sido ratificado ha sido, hoy mismo, el de Brunete, Borja Gutiérrez, investigado por los delitos de cohecho, prevaricación, tráfico de influencias y amenazas. De momento no hay apertura de juicio oral. Otros regidores que encabezarán las listas municipales y también están bajo investigación son José Ignacio Fernández-Rubio (alcalde de Las Rozas), Miguel Ángel Santamaría (Colmenar Viejo) y María Ángeles Herrera (Ciempozuelos).

Cifuentes: “No he venido a dividir, sino a sumar, a integrar”

Mucho más prudente, Cifuentes ha asegurado ante todos los alcaldes y altos cargos del PP que no representa “a un sector del partido”. “No he venido a dividir, sino a sumar, a integrar”. La aspirante regional ha dedicado buena parte de su intervención a no enrarecer más la relación con Aguirre, que al revés que ella no tiene una buena relación con la dirección nacional. “Siempre te he apoyado, eres el alma y motor del partido en Madrid y sin tu ayuda no puedo ganar”, la ha ensalzado mientras la mostraba “toda” su colaboración en la campaña.

Aun así, Cifuentes se ha desmarcado del papel ideológico que Aguirre pretende imprimir a la candidatura. “Coincido prácticamente con todo lo que ha dicho la presidenta, afortunadamente nuestro partido no es una secta”. En lo que coincide Cifuentes con Aguirre es en “el mensaje a dar y a quiénes darlo”. Y poco más, ha dado a entender la aspirante autonómica, que se declara republicana y criticó con dureza la ley del aborto de Alberto Ruiz-Gallardón. Otra diferencia entre ambas es que Cifuentes ha descartado que vaya a privatizar la gestión de más hospitales en caso de gobernar. González tuvo que renunciar a hacerlo en enero del año pasado tras más de un año de protestas.

La delegada ha explicado que su campaña estará “abierta a las ideas”. Y ha dado a entender que se diferenciará de la de Aguirre: “No voy a entrar en descalificaciones personales, el ciudadano quiere que se le hable en positivo, no quiere vernos en una gresca permanente y en un bucle que no lleva a ningún sitio. Quiere salir adelante”.

Tras escuchar la intervención de cada una de las candidatas en Madrid, en el PP cunde la preocupación de que la mezcla de Aguirre y Cifuentes les termine explotando antes de las elecciones.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Fe de errores

q