Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pacto del Derecho a Decidir evita etiquetar el 27-S como un plebiscito

El foro soberanista acuerda un manifiesto de mínimos en aras del consenso

Reunión de los partidos que conforman el Pacto Nacional para el Derecho a Decidir.
Reunión de los partidos que conforman el Pacto Nacional para el Derecho a Decidir.

El Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, que reúne a partidos soberanistas, sindicatos y entidades que propugnan la consulta, acordó ayer un documento de mínimos por el bien del consenso. El foro, coordinado por Joan Rigol, expresidente del Parlament, pactó un texto en el que remarca el derecho de los catalanes a decidir su futuro pero evitando etiquetar las elecciones anticipadas del 27 de septiembre elecciones del 27-S como un plebiscito para sustituir a la consulta o el referéndum prohibidos como plantea el presidente Artur Mas. El término se omitió por la oposición de Iniciativa, CCOO y el Movimiento Laico que sostienen que el dilema de la secesión debe dilucidarse en un referéndum.

Rigol subrayó el Pacto cuenta con la adhesión de más 4.161 entidades y que solo “tres o cuatro” rechazaron el enfoque plebiscitario. Pero la sesión constató las grietas en el seno del soberanismo —la CUP no acudió a la cita— sobre el instrumento a elegir para desatascar el conflicto. Mas debió darse por aludido porque por primera vez no intervino en el foro. Lo hizo para despedir la sesión y justificando su silencio por el debatirse varias opciones.

El manifiesto consensuado refleja que el ente se ceñirá “estrictamente” a defender el derecho a decidir; insta a los partidos a ser claros en su hoja de ruta y recuerda que el 27-S mantiene la reivindicación “exigida reiteradamente y de forma multitudinaria por parte del pueblo catalán”. No generó polémica un segundo documento: el que lamenta la conducta del Gobierno de Rajoy y los fallos del Constitucional —el último sobre la Ley de Consultas— que “aleja” cada vez más a los firmantes de la Constitución.

Iniciativa y CCOO rechazan que las elecciones puedan suplir el referéndum

Iniciativa alzó la voz contra las plebiscitarias. La diputada Dolors Camats concluyó que la sesión reflejo la falta de una estrategia común. Los eurodiputados catalanes, que elevarán este mes a Bruselas el millón de firmas recogidas el 9N en favor de la consulta, mostraron divergencias. El ecosocialista Ernest Urtasun avisó del riesgo de las plebiscitarias: “Pedir en Europa un referéndum como el de Escocia nos fortalece y plantear un atajo nos debilita”. Su impresión fue compartida por Francesc Gambús (Unió), que, en una dura intervención, recalcó que Europa asocia el derecho a decidir a independencia y que el binomio no despierta simpatías. Frente a esta línia, Ramon Tremosa (CDC), se quejó amargamente de las trabas de la diplomacia española y aseguró que en Europa se ha pasado de “cierta indiferencia a una simpatía explícita”. Antoni Abad, de la patronal CECOT, pidió dar “vitaminas” al proceso.

Forcadell dice que el texto es inclusivo al reunir “todas las sensibilidades”

El líder de la UGT, Josep Maria Alvarez, dijo no entender el objeto de la reunión. La realidad es que el foro se celebró en un momento en que el soberanismo, según los sondeos, está debilitado. No lo niega ni Convergència que en un argumentario reconoce que debe de ilusionar de nuevo a los ciudadanos con “las bondades” de la secesión. La penúltima sesión del Pacto se celebró dos días antes del 9-N y se llamó a la movilización. Ahora no es el caso. El proceso se ha desgastado por las negociaciones entre el presidente catalán y Oriol Junqueras que concluyeron con el 27-S. Y no hay síntomas de que hayan pactado la parte del programa electoral compartiendo hoja de ruta.

Ante esta situación, la propia Asamblea Nacional Catalana debatirá un documento por si decide concurrir a las elecciones. CDC lo desaconseja y su presidenta, Carme Forcadell, precisó que solo darán el paso si los partidos “lo hacen fatal” o si se consuma otra “agresión” del Estado. Forcadell, que dejará el cargo en mayo —suena como posible sustituto Raúl Romeva, que acaba de abandonar ICV— y Muriel Casals, de Ònmiun, coincidieron en que el encuentro fue “bien” al aprobar un documento “inclusivo” que recoge todas las sensibilidades.

De la primera Diada al 27-S

El proceso soberanista que estalló en 2012 con la primera multitudinaria Diada ha estado acompañado por dos organismos impulsados por Mas. El primero fue el Consejo Nacional de la Transición Nacional, que elaboró 17 informes para concluir la viabilidad de una Cataluña independiente, y, el segundo, el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, un foro social y transversal que se reúne periódicamente para acompañar y tomar la temperatura de la situación política con el objetivo de celebrar la consulta soberanista. Estos son los principales pasos que ha dado la entidad hasta ahora.

1. El foro, que se reúne en el Parlament, se fundó en julio de 2013 como una guía de la sociedad civil a favor del referéndum. “Queremos hacer partícipes de ello a la sociedad civil, las instituciones más representativas del país, el mundo local y las fuerzas políticas que sean favorables más allá de su posición final”, señala el texto de adhesión al pacto

2. El ente está coordinado por Joan Rigol, expresidente del Parlament, y lo integran ahora por 4.000 entidades, entre partidos, sindicatos y patronales.

3. Ni el PSC, PP, Ciutadans y Fomento del Trabajo participan en el Pacte. Rigol elaboró un documento de septiembre de 2013 para atraer al PSC utilizando guiños como la negociación con el Estado. Los socialistas no lo secundaron. Su postura es que el Pacto es un actor de parte y que ya ha apostado por la independencia.

4. El 14 de Octubre de 2015, el Barça se adhiere al Pacto tras no haberlo firmado inicialmente.

5. El 7 de noviembre pasado, el Pacto instó a los ciudadanos a participar en una gran movilización del 9-N. Rigol participó en las negociaciones con el Gobierno central para buscar una salida a su oposición frontal a aceptarla.

6. En la reunión de hoy, Rigol ha admitido que no convocarán ninguna movilización y que son los partidos los que deberán de decidir si las elecciones del 27-S son plebiscitarias o no. “No es de todas formas una fecha inocua”, ha dicho. “La conciencia que tienen los catalanes no es suflé. Es un hecho generacional importantísimo y de madurez democrática”, ha defendido hoy.

Más información