Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Whatsapp también es ciencia

El presidente de la Academia de Ciencias anima a los futuros periodistas a informar sobre el conocimiento en la presentación de un premio

Miguel Ángel Ríos, con el periodista Eduard Rolland
Miguel Ángel Ríos, con el periodista Eduard Rolland

Para que los alumnos lo entiendan: hasta los teléfonos móviles y el Whatsapp a los que se entregan todos los días son ciencia pura y dura. Y ciencia es “la actividad más noble y elevada que puede desarrollar el ser humano”. El medio centenar de futuros periodistas que escucharon estas palabras asintieron, cazados por los ejemplos del presidente de la Real Academia Galega de Ciencias, Miguel Ángel Ríos.

Ríos escenificó este jueves en la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Santiago el abrazo de ciencia y periodismo que inspira el Premio Universitario la Caixa de Comunicación Científica, que organiza el portal GCiencia y que ayer se presentaba en una clase de Primero de Xornalismo cedida por el catedrático Xosé López. Dio paso el profesor al científico, y los alumnos escucharon con atención su encendida defensa de una sociedad “científicamente culta”.

Se extendió el presidente de la Academia en resaltar la responsabilidad del periodismo en la divulgación científica, y en concreto la de los medios de comunicación que, afirmó, son los encargados de transmitir la investigación a la sociedad, y de crear en esta la necesaria sensibilidad que precisa su desarrollo. “Es un papel crucial: separar esa distancia que a veces separa la ciencia de los ciudadanos”. Eso sí, “evitando los dos grandes peligros que los acechan: el sensacionalismo y la falta de rigor”.

En la presentación también intervinieron el jefe territorial de Caixabank, Antonio Lema, y el secretario general de Universidades, José Alberto Díez de Castro, en representación de los patrocinadores de un premio que alcanza este año su segunda edición. Se trata de un certamen universitario en todos los sentidos. Porque está destinado a los alumnos de las facultades de Comunicación de A Coruña, Santiago y Pontevedra, pero también porque su objetivo es poner en valor la ciencia y la tecnología que se desarrolla en sus propias instituciones universitarias, en cualquiera de sus campus.

Animar por a los estudiantes a conocer sus propias universidades es por lo tanto otro de los objetivos del certamen, que en su primera edición ganó la estudiante de Pontevedra Lidia Dosil, con un reportaje sobre el proyecto de aplicación de microalgas en técnicas de balneoterapia desarrollado por investigadores de la Universidad de Vigo en colaboración con un hotel de Oia. Las bases del premio, que se pueden consultar en GCiencia.com, admiten la presentación de trabajos tanto escritos como audiovisuales.

La dinámica del premio consiste en la presentación de proyectos de trabajo durante las próximas semanas. Tras un primer corte, los autores de los 10 que sean seleccionados por su calidad, originalidad y valor periodístico dispondrán de un mes para ejecutar sus proyectos, que después serán publicados en GCiencia, el portal de la ciencia gallega. El ganador y los dos finalistas serán elegidos por un jurado formado por representantes de este medio, del Colexio de Xornalistas de Galicia, del CSIC, de la Caixa, de la Consellería de Educación, de la Academia de Ciencias y de las tres universidades.

Los alumnos aplaudieron con fuerza al veterano profesor, al frente de la Academia desde diciembre de 2013 y al que se le reconoce entre otros logros el haber abierto la institución a dos académicas, tras un cuarto de siglo de veto implícito a las mujeres. Los futuros periodistas recapacitarán sobre sus palabras: un trabajo sobre la peculiar clase de Ríos será su próximo compromiso de la asignatura de Redacción Informativa.