Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcha contra la restricción de fármacos a enfermos de hepatitis

Centenares de personas salen a la calle en Santiago para exigir "medicación rápida" para los pacientes de esta enfermedad

Santiago de Compostela
Manifestantes reclaman en Santiago tratamientos para los enfermos de hepatitis.
Manifestantes reclaman en Santiago tratamientos para los enfermos de hepatitis. EFE

Centenares de personas han demandado este domingo, en las calles del centro de Santiago, "medicación rápida" para todos los enfermos de hepatitis C. Los manifestantes, entonando consignas como 'Rajoy, presidente, nos condenas a muerte' y 'Rocío Mosquera, dimisión por embustera', demandaron a la Xunta y al Gobierno central que todos los enfermos de hepatitis C tengan acceso a los fármacos de última generación. "Quien tenga hepatitis necesita la medicación", ha remarcado, justo antes de iniciar la marcha, el portavoz en Ourense de la Plataforma Galega de Afectados pola Hepatite C, Raúl Aunion.

Aunion ha hecho hincapié en que los afectados por hepatitis no pueden "esperar más" porque "la gente se está quedando por el camino". "Lo que se está haciendo es negociar con nosotros", ha asegurado. Los afectados por esta enfermedad consideran que el funcionamiento de los comités para la hepatitis C debería ser "mucho más rápido" y "democrático" y piden que no se espere "que se dañe ningún órgano" para otorgar la nueva medicación.

Estas declaraciones de producen después de que el Ministerio de Sanidad presentara el pasado jueves el Plan Nacional contra la Hepatitis C, que determinó que actualmente hay 95.524 pacientes diagnosticados en España, de los que algo más de la mitad (51.964) deben ser tratados con estos fármacos, para lo que serán necesarios 727 millones de euros. Aunión considera "lógico" darle el tratamiento a un enfermo en "fase inicial" porque "a largo plazo" supone un "ahorro" para el sistema sanitario español y ha calificado los anuncios del Ministerio de Sanidad como "electoralistas". "No nos va a parar nadie", ha sentenciado el portavoz de la plataforma de afectados.

A esta manifestación han acudido todos los partidos que conforman la oposición en el Parlamento gallego para apoyar las reivindicaciones de los enfermos de hepatitis. El portavoz de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), Xosé Manuel Beiras, ha calificado como "punto de no retorno" el momento en el que el PP votó en contra de su iniciativa para que, siempre que especialistas médicos recetaran el nuevo tratamiento, no hubiera que pasar por ningún otro filtro. "Deberían acabar procesados en los tribunales de justicia por el derecho penal, por crímenes contra los ciudadanos", ha zanjado el histórico líder nacionalista en relación al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; a la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera; y al grupo parlamentario popular "completo".

"No les tengo respeto, sino que les tengo una rabia total", ha remarcado Beiras, para luego asegurar que la actual situación que padecen los enfermos de hepatitis "atenta" contra los derechos humanos. "Esto no es una democracia", ha sentenciado, para precisar que se trata de "una tiranía vendida a los intereses de la grandes farmacéuticas". Beiras ha estado acompañado por diversos miembros de AGE, como la viceportavoz, Yolanda Díaz, entre otros. También ha acudido el coportavoz de Anova, Martiño Noriega.

A la movilización también han asistido integrantes del BNG, como su portavoz nacional, Xavier Vence, y la diputada Ana Pontón, entre otros. Vence, ha asegurado que es "mentira" que se haga "todo lo que dictan los médicos". Y es que sostiene que se les "imponen" unos protocolos elaborados con "criterios políticos y económicos". "No se pueden admitir más muertos en una sociedad civilizada sabiendo que hay remedio", ha destacado, para luego animar a la población a secundar las reclamaciones de los enfermos de hepatitis porque la movilización social es "capaz" de mover las posiciones del Gobierno.

La secretaria de Organización del PSdeG, Pilar Cancela, ha valorado "positivamente" la existencia del Plan Nacional contra la Hepatitis C pero ha demandado al Gobierno central que explique "en qué consiste", "qué partidas presupuestarias son" y "cómo se va a articular". "Su vida es lo que está en juego", ha resuelto en relación a los enfermos de hepatitis C. Cancela considera que este plan "parece un panfleto publicitario", al estar "al lado" de unas elecciones municipales. La secretaria de Organización del PSdeG estuvo acompañada por la diputada Carmen Acuña y por el candidato del PSOE a la alcaldía de Santiago, Paco Reyes.