tribunales

TSJPV reconoce que un militar sufrió ansiedad por su trabajo en Euskadi

El hombre, encargado de las compras de abastecimiento del cuartel de Mungia, fue insultado en ocasiones

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha anulado una resolución del Ministerio de Defensa y ha estimado que la baja de un militar se debió a un cuadro generalizado de ansiedad derivado del acto de servicio en el País Vasco, donde era insultado y sentía que le podían agredir.

En la sentencia, contra la que no cabe recurso, el TSJPV determina que el militar debe cobrar la indemnización prevista por la ley para los casos en los que la "insuficiencia de las condiciones psicofísicas" es consecuencia de su labor en el ejército.

El militar constató que comenzó con problemas de ansiedad en 2008, cuando se encargaba de realizar compras de abastecimiento del cuartel del municipio vizcaíno de Mungia. El hombre salía del cuartel casi siempre en solitario y en una furgoneta identificada con distintivos del ejército, lo que le obligaba a adoptar las rutinas de seguridad necesarias.

Aunque llevaba a cabo estas tareas vestido de civil, en Mungia se sabía que era militar, por lo que en ocasiones era insultado en la calle, según recoge la sentencia.

Con el tiempo, las ideas de persecución, las conductas de hipervigilancia y el miedo a ser agredido fueron aumentando, lo que afectó a su estado y le hizo requerir de varios tratamientos psicológicos, hasta que el ejército le dio de baja en el servicio en 2010.

El hombre había negado que hubiera sido víctima de acoso laboral o problemas con sus compañeros y, antes de la baja, había solicitado un cambio de destino a Madrid, si bien "por un problema de plazos" en la entrega de la documentación no fue admitida su instancia.

En su fallo, el TSJPV ha determinado que el cuadro clínico que motivó su baja del ejército se derivó de su acto de servicio, por lo que ha admitido su recurso.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50