La falta de cobertura impidió rescatar a los dos jóvenes en Campdevànol

Interior defiende la actuación de Mossos y Bomberos pese a que falleció la pareja atrapada

El consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha admitido hoy que la falta de cobertura de la telefonía móvil y no haber usado la geolocalización retrasó el rescate de la pareja  de jóvenes fallecida la madrugada del pasado 14 de enero después de que su vehículo quedara embarrancado en el barro de una pista forestal de Campdevànol. Los dos jóvenes fallecieron tras inhalar gases tóxicos, ya que el tubo de escape no pudo evacuar el humo al estar taponado. Los equipos de emergencia detuvieron las operaciones de búsqueda pasadas las cuatro de la madrugada y hasta las nueve de la mañana sin pedir ayuda a los miembros locales de Protección Civil ni al Ayuntamiento —buenos conocedores de la zona— a pesar de que el joven había alertado con su teléfono móvil del grave estado de salud de su compañera. El fallecido había subido hasta lo alto de una colina para lograr cobertura.

Espadaler ha comparecido esta mañana, voluntariamente, en el Parlament, defendió los protocolos empleados y achacó las muertes a “una desgraciada concatenación de diversos factores”. Según Interior, los 4x4 de la policía catalana y los bomberos no pudieron acceder hasta el lugar donde estaban los dos atrapados, Alfons Picazo y Mireia Pujols, de 28 y 25 años respectivamente, porque los caminos estaban impracticables. Además, cuando los servicios de emergencias intentaron localizarlos a pie, según Espadaler, las indicaciones que dio Picazo por teléfono al 112 no fueron lo suficientemente precisas como para poder llegar hasta el lugar.

El consejero de Interior también lamentó que fuera imposible geolocalizar la llamada, lo que hubiera señalado a los servicios de emergencias el lugar donde quedaron atrapados los jóvenes.

Espadaler ha justificado que no se localizara la llamada de Picazo por qué en ningún momento el joven manifestó que estaba perdido y porque el 112 no geolocaliza automáticamente las llamadas sin permiso previo; cuando posteriormente se intentó, ya no no se le pudo volver a contactar.

En este sentido, Espadaler ha anunciado que el 112 dispondrá pronto de una aplicación que geolocalizará las llamadas de forma inmediata. “Este aplicativo supondrá una mejora del servicio, aunque no quiero generar falsas expectativas pues un 25% del territorio catalán tiene sombras de cobertura móvil”.

Espadaler se ha defendido de las críticas que recibió por no avisar ni al Ayuntamiento ni a sus voluntarios de Protección Civil asegurando que los protocolos de actuación marcan que este tipo de avisos se realicen en una segunda fase en que se procede a practicar búsquedas más extensivas.

Alfonso Picazo se puso en contacto con el 112 a la 1.43 horas del 14 de enero. Según Espadaler, el emisor de la llamada alertó al teléfono de emergencias de que se encontraba con Mireia Pujols y que esta tenía convulsiones. Picazo señaló que se encontraba en el Camí de Llentes hacia les Lloses, de Auró hacia arriba. Afirmó que no tenía cobertura donde estaba pero que se había desplazado a un cerro cercano para poder llamar.

El consejero de Interior ha informado que se activó una dotación de Mossos y, 17 minutos después de la llamada de emergencias, se inició la búsqueda sin éxito. Al parecer, se encontraban a dos kilómetros de distancia de donde les habían indicado. A las 4.30, el equipo de bomberos especializados en rescates de la Generalitat (GRAE), abandonaron la búsqueda tras peinar la zona en vehículo y a pie. A las 9.01 se activó un helicóptero que localizó el coche con los dos cadáveres.

El conseller se ha disculpado con los familiares de las víctimas, que acudieron al Parlament, porque su departamento informó de la muerte de los dos jóvenes mediante un comunicado emitido a las 11.09 horas, pese a que no informaron de la fatal noticia al entorno de las víctimas hasta el mediodía.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50