Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olivas declarará como imputado por la quiebra del Banco de Valencia

El FROB estima que su actuación causó “un perjuicio mínimo de 120 millones de euros”

El expresidente de Banco de Valencia José Luis Olivas, a la izquierda, con el exjefe del Consell Francisco Camps y el expresidente de Bankia Rodrigo Rato. Ampliar foto
El expresidente de Banco de Valencia José Luis Olivas, a la izquierda, con el exjefe del Consell Francisco Camps y el expresidente de Bankia Rodrigo Rato.

El expresidente de la Generalitat valenciana José Luis Olivas ha sido citado a declarar como imputado en la Audiencia Nacional por haber proporcionado “delictivamente financiación” al empresario inmobiliario Ramón Salvador cuando presidía el Banco de Valencia y Bancaja. Unas operaciones que según estimó el fondo de rescate bancario (FROB) al querellarse por los hechos causó al Banco de Valencia “un perjuicio mínimo de 120 millones de euros”.

El magistrado Santiago Pedraz ha citado también como imputados al exconsejero delegado de la entidad, Domingo Parra, al antiguo director de participadas del banco Alfonso Monferrer, al exdirector general de Bancaja, Aurelio Izquierdo, al que fuera presidente de Bancaja Hábitat José Cortina y al dueño del Grupo Salvador.

El FROB consideró que el grupo empresarial alicantino recibió un “trato inexplicablemente privilegiado” mientras Olivas presidió el Banco de Valencia y Bancaja, de los que en conjunto Salvador recibió 631 millones de euros entre 2007 y 2012. El Gobierno tuvo que acudir en auxilio de ambas entidades.

El fondo de rescate mantiene que el promotor recibió 202 millones a través de la mercantil H2018, la cual se habría creado “exclusivamente para resolver los graves problemas de solvencia” del empresario. Y que las inyecciones económicas se simularon “bajo la apariencia de compraventas de activos inmobiliarios que habían sido previamente sobrevalorados mediante tasaciones falsas”.

La citación de Olivas y el resto de imputados se produce dos años después de que el FROB presentara una batería de querellas contra los antiguos gestores del banco y varios empresarios. El fondo de rescate sostiene que el Banco de Valencia siguió ayudando a Salvador mediante operaciones “de dudosa racionalidad económica” cuando el mercado inmobiliario se encontraba “definitivamente paralizado”, como con las compras de activos por importe de 56 millones de euros en 2010 y 2011. Y que las supuestas irregularidades no podrían haber ocurrido sin el conocimiento de Olivas, “que controlaba y dominaba toda la operación en su conjunto y en cada uno de sus extremos”.

Olivas está imputado también en el caso Bankia y será juzgado en otro procedimiento en Valencia por supuesto delito fiscal y falsedad con el empresario Vicente Cotino.