Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Gràcia piden regular la apertura de nuevos hoteles

Este fin de semana ha terminado el proceso participativo entre los vecinos del distrito para decidir el plan de usos

Portesta de un centenar de vecinos de Gràcia contra el turismo masivo.
Portesta de un centenar de vecinos de Gràcia contra el turismo masivo.

Los vecinos de Gràcia han acabado este fin de semana su proceso participativo para redactar el futuro plan de usos del distrito, texto que regula las licencias de establecimientos como bares, restaurantes o albergues, que de alguna forma tienen “una incidencia negativa en la zona”. Tras más de cuatro meses de trabajo, el vecindario ha concluido su participación en la redacción del plan con una petición expresa al Ayuntamiento: regular la apertura de nuevos hoteles en el distrito.

Los vecinos, mayoritariamente miembros de la plataforma Gràcia on vas?, piden al Consistorio que modifique el plan de usos que presentó a finales de septiembre del año pasado la regidora del distrito, Maite Fandos, que da vía libre a la apertura de nuevos hoteles en Gràcia. El nuevo texto regula por primera vez algunos negocios como los de comida para llevar que, según la diagnosis del Ayuntamiento, están causando problemas en el distrito. El Ayuntamiento considera, sin embargo, que la actual oferta de hoteles no tiene una incidencia negativa en el vecindario. Pero la aparición en las últimas semanas de varios proyectos para la construcción de establecimientos hoteleros, como el que se levantará donde actualmente está la torre del Deutsche Bank, han disparado las alarmas entre los vecinos.

El Ayuntamiento abrió la redacción final del plan de usos a un proceso participativo vecinal. Después de varias reuniones y de trabajar conjuntamente con la Hidra, serán los miembros de la cooperativa quienes con técnicos del Consistorio harán el redactado final, previsto para mediados de marzo. Después será el Gobierno municipal quien decida qué medidas incorpora al plan de usos definitivo, que está previsto que se apruebe antes de las elecciones municipales del próximo mayo.

Según ha recordado una miembro de Hidra, la Unión Europea no permite limitar la apertura de nuevos negocios si no está demostrado que estos causan algún tipo de problema en la zona. Por ese motivo, los vecinos han pedido que los hoteles no se traten individualmente, sino que se incorporen a un grupo en el que también estaría el resto de oferta de alojamiento, como las residencias de estudiantes o albergues u otras “susceptibles de ser utilizadas como alojamiento turístico”, ya que estos grupos sí han sido incluidos por el Ayuntamiento en su plan al considerar que tienen un impacto negativo.

Otro de los comercios que los vecinos han pedido que se incorpore al plan de usos son los supermercados. Por eso se pedirá al Consistorio que haga una diagnosis con los efectos que este tipo de negocios tienen sobre “el comercio tradicional”.

El plan presentado por Fandos en septiembre prohíbe la apertura de nuevos bares y restaurantes en la zona centro de la Vila de Gràcia y la restringe en el resto del barrio. Sin embargo, permite la apertura en los barrios norte y en la zona perimetral del distritio. Los vecinos han pedido que las restricciones también afecten a esas zonas.