Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Víctimas de Angrois reúnen 115.000 firmas por una investigación política

Adif insiste en que la línea es convencional tras admitir que era alta velocidad

La Plataforma Víctimas Alvia 04155, una de las dos asociaciones de afectados por el accidente de tren de Angrois que hace un año y medio dejó 79 muertos a la entrada de Santiago, entregará el próximo martes en el Congreso de los Diputados las más 115.000 firmas que ha recogido a través internet en demanda de una comisión parlamentaria de investigación del siniestro. Esta plataforma viene reclamando sin éxito esa investigación política desde su constitución –la otra asociación no lo considera una prioridad– y lamenta que PP y PSOE, con el “apoyo” de PNV y CiU, “siguen negándose”. Junto con la entrega de las firmas en el Congreso, las víctimas han convocado una concentración en sus inmediaciones.

Los afectados consideran que 18 meses después del accidente "aún quedan muchas preguntas sin resolver y muchas responsabilidades que depurar". Uno de sus portavoces, Jesús Domínguez, ha destacado en declaraciones a Europa Press que su reivindicación cobra mayor relevancia ahora que la subcomisión para la mejora de todo el sistema ferroviario creada en el Congreso tras el accidente ha concluido su fase de comparecencias. A su juicio, "uno de los primeros engaños" fue "que cuando se pedía la comisión de investigación se hablaba a las víctimas de esta subcomisión", cuyo único objetivo, dice, ha sido “despistar la atención mediática", ya que su trabajo fue a puerta cerrada y obvió el accidente de Angrois.

El presidente de Adif dice que no era alta velocidad

En esa subcomisión intervino la semana pasada el presidente de Adif, Gonzalo Ferre, quien rechazó contestar a las preguntas sobre el siniestro que le formularon PSOE y BNG y se remitió a lo que dijo en el Congreso días después del accidente, cuando atribuyó toda la responsabilidad del siniestro al maquinista del tren, que admitió que circulaba despistado y no frenó a tiempo antes de la curva de Angrois. “No voy a decir nada por la sencilla razón de que el respeto a las víctimas que ha producido ese accidente y el respeto a la autoridad de la justicia que está instruyendo la causa hace que crea que cuanto menos se hable mejor”, dijo Ferre, según la transcripción oficial de su intervención que se conoce ahora. El presidente de la empresa pública gestora de las vías sí respondió a una pregunta de la diputada nacionalista Rosana Pérez sobre el motivo por el que la línea Ourense-Santiago en la que ocurrió el accidente no está adscrita a Adif Alta Velocidad, la división de la empresa que gestiona ese tipo de líneas, sino a la Adif tradicional que conserva las convencionales. “Pues porque no es una línea de alta velocidad y está en Adif, que es donde están las líneas convencionales, las de alta velocidad están en Adif Alta Velocidad, es así y no hay más que decir”, sentenció Ferre.

La respuesta del máximo responsable de Adif aporta un nuevo vaivén a la consideración de la línea Ourense-Santiago. En los instantes posteriores al accidente, con el temor de fondo de que pudiese perjudicar a la imagen en el mundo de la alta velocidad española, tanto Adif como el Ministerio de Fomento negaron que fuese una línea de ese tipo. A medida que avanzó la instrucción judicial, sin embargo, la empresa pública acabó admitiendo, como certifican todos los peritos de la causa, incluido el suyo, que la línea sí era de alta velocidad. Así ha aparecido siempre, antes y después del accidente, en la denominada Declaración de Red, el documento oficial de Adif que cataloga todas sus líneas. Ahora, sin embargo, Ferre reabre el debate y vuelve a asegurar que “no es una línea de alta velocidad”.

Más información