Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide que Fabra, su Consell y Barberá declaren en la causa de la F-1

El ministerio público solicita al TSJ valenciano que comparezcan como testigos

El expresidente Francisco Camps, a la izquierda, con su sucesor Alberto Fabra y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en una imagen de archivo. Ampliar foto
El expresidente Francisco Camps, a la izquierda, con su sucesor Alberto Fabra y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en una imagen de archivo.

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado la declaración como testigo del presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, en la causa que investiga supuestas irregularidades en la gestión del Gran Premio de Fórmula 1 que se celebró en Valencia hasta 2012.

El ministerio público ha solicitado igualmente al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) la comparecencia como testigos de los consejeros que integraban el Gobierno de Fabra a principios de 2012, de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y de otras personas, tal y como publica Las Provincias.

En el procedimiento abierto por el TSJCV se indaga el origen del llamado Gran Premio de Europa. El fiscal Vicente Torres considera que existen "sólidos indicios" de que en los acuerdos iniciales con el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, el expresidente Francisco Camps, la exconsejera Lola Johnson y el expiloto Jorge Martínez Aspar cometieron presuntamente los delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y, en el caso de la exresponsable de Turismo, también un delito societario.

Según la querella de Fiscalía, pese a haber negociado personalmente la celebración del premio, Camps decidió "interponer una sociedad privada", Valmor Sports, en el acuerdo con las empresas de Ecclestone "cuando la organización del evento iba a correr a cargo de la sociedad pública Circuito del Motor, dando apariencia de contrato entre particulares, cuando era una empresa pública la que iba a organizar el evento".

El ministerio público sostiene que el expresidente valenciano actuó "saltándose de manera grosera el ordenamiento jurídico”. Camps ha negado los hechos y ha asegurado que no se produjo "ninguna actuación fuera de la legalidad".

La investigación se inició por sendas denuncias de los socialistas y de Esquerra Unida, en las que se apuntaba sobre todo al desenlace del Gran Premio valenciano, con la compra de la empresa Valmor Sports por la Generalitat a cambio de un euro pero asumiendo más de 30 millones de deudas de la mercantil. La decisión fue adoptada en 2012 por el pleno del Consell que presidía Fabra.

El ministerio público pide también la declaración del expresidente valenciano y de Bancaja José Luis Olivas

La petición de que Fabra, los miembros de su Ejecutivo y Barberá declaren fue formulada por la Fiscalía en diciembre, dentro de la solicitud de diligencias que acompañó a la querella. Entre las solicitudes de declaración como testigos figuran también la de otro expresidente valenciano, José Luis Olivas, aunque en este caso por su condición de antiguo responsable de Bancaja. Y la del empresario Fernando Roig. Aspar, la entidad financiera y Roig fueron quienes constituyeron Valmor Sports, si bien el ministerio público considera que los dos últimos no participaron de hecho en la gestión de la sociedad.

La apertura del procedimiento por parte del Tribunal Superior valenciano se demoró porque los magistrados reclamaron a la Fiscalía la traducción al castellano de la declaración efectuada por el británico Bernie Ecclestone ante el fiscal. En el texto definitivo en español existen algunas divergencias respecto a la primera traducción, más bien burda. Algunas frases de la primera versión fueron incluidas en la querella, pero según fuentes próximas al caso, los errores de traducción no afectan a los hechos ni a los supuestos delitos que se derivan de estos.

Más información