Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras del tren lanzadera al aeropuerto comenzarán en abril

Fomento y 'Govern' acuerdan desencallar las obras de los accesos ferroviarios al Puerto

Las obras del tren lanzadera entre el centro de Barcelona y el aeropuerto de El Prat se iniciarán este mismo mes de abril y acabarán en 2018, después de que el Departamento de Territorio y Sostenibilidad  y el Ministerio de Fomento hayan llegado a un acuerdo para desencallar la licitación.

Las dos Administraciones han acordado que la lanzadera tenga estaciones tanto en la T1 como en la T2 del aeropuerto barcelonés, algo que "reforzará la conectividad con el centro de la ciudad", según ha explicado el consejero Santi Vila en un comunicado.

Fomento invertirá 220 millones de euros para iniciar la obra civil, y a mediados de este año abrirá un concurso público estimado en 75 millones de euros más para licitar a una empresa privada las obras de las instalaciones y las estaciones, así como la gestión del servicio.

"La lanzadera permitirá romper el modelo de gestión de Rodalies con la entrada de nuevos operadores que seguro que ayudarán a mejorar la calidad del servicio", valora Vila, que destaca el arduo trabajo de Fomento y Generalitat para materializar este proyecto.

Se calcula que el servicio transportará entre siete y nueve millones de usuarios anuales, y se nutrirá de parte del tráfico que hasta el momento corresponde al vehículo privado, taxi y Aerobús.

La creación de este servicio era uno de los 23 puntos estratégicos que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, trató con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la reunión que mantuvieron el 30 de julio del año pasado

Ambos organismos también han llegado a un acuerdo para desencallar las obras de los accesos ferroviarios al Puerto de Barcelona "en las próximas semanas".

Según Vila, con esta decisión "culmina el largo proceso de ampliación" de las infraestructuras ferroviarias, que permitirá situar el Puerto de Barcelona al frente de los puertos del Mediterráneo para consolidarse como el principal acceso de mercancías asiáticas del sur de Europa.