Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expertos piden a los medios mostrar la complejidad de la prostitución

El Ayuntamiento de Barcelona y un grupo de mujeres periodistas lanza una guía de recomendaciones para cubrir noticias sobre trabajadoras sexuales

Numerosas chicas ejercen la prostitución en las carreteras de l'Alt Empordà.
Numerosas chicas ejercen la prostitución en las carreteras de l'Alt Empordà.

No diga prostituta. Mejor utilice “mujeres que ejercen la prostitución”, “mujeres en contexto de prostitución” o “mujeres en situación de explotación sexual”. Así no se “reduce la persona a una faceta o actividad de su vida, con fuertes connotaciones negativas”. Estas son algunas de las recomendaciones de una guía de cubrimiento periodístico de este tema que hoy ha presentado la Agencia ABITS del Ayuntamiento de Barcelona y la Asociación de Mujeres Periodistas de Cataluña.

El texto, en el que han participado profesionales de varios medios, incluido EL PAÍS, surge tras el análisis de más de 400 noticias sobre prostitución publicadas entre 2008 y 2012. El grupo de trabajo, en el que también había representantes de las autoridades, concluyó que las informaciones usualmente reproducen los estereotipos que estigmatizan a las mujeres que ejercen la prostitución. Estas son tratadas como sujetos pasivos, sin voz ni autoridad, y muchas veces se publica o difunde su imagen sin su permiso.

El foco de las informaciones sobre prostitución recae en las mujeres que ejercen esta actividad y obvian otros actores de la situación, como los clientes o las personas que manejan redes de tratas de personas y se lucran con ellas. Esta es otra de las principales conclusiones a las que ha llegado el grupo de trabajo.

“Los medios tienen que reflejar que en el entorno de la prostitución hay situaciones de desigualdad”, ha explicado la concejal de Mujer y Derechos Civiles del Ayuntamiento de Barcelona, Francina Vila durante la presentación del texto. Por su parte, Bárbara Melenchón, directora del Programa municipal de la Mujer, ha recordado que en muchas ocasiones a las mujeres que ejercen la prostitución se les vincula con la delincuencia, la inseguridad ciudadana o la exclusión social.

Melenchón ha recordado la importancia de diferenciar en los textos periodísticos entre la prostitución ejercida voluntariamente y el tráfico de seres humanos con finalidad de explotación sexual, o prostitución forzada. "Hay que evitar la reproducción de mitos y estereotipos; no banalizar ni hacer sensacionalismo o apología en torno a la prostitución”, ha agregado la experta. La guía lo llama “el mito Pretty Woman”, en referencia a la película de Richard Gere y Julia Roberts, que “ difunde una imagen idealizada, glamurosa y romántica del ejercicio de la prostitución”.

Más información