Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez imputa a Escarp por los presuntos sobresueldos de la FMC

También hay acusados ocho cargos políticos más por cobrar sueldos encubiertos de la Federación de Municipios

Assumpta Escarp en el Ayuntamiento de Barcelona.
Assumpta Escarp en el Ayuntamiento de Barcelona.

La juez de Sabadell que investiga el caso Mercurio ha imputado a la secretaria de organización del PSC, Assumpta Escarp, y a otros ocho políticos que formaron parte del comité ejecutivo de la Federación de Municipios de Cataluña (FMC) por cobrar, presuntamente, sueldos encubiertos justificados como dietas y desplazamientos.

En una providencia a la que ha tenido acceso Europa Press, la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Sabadell, Beatriz Faura, ha imputado a Escarp junto a otros ocho cargos políticos; todos ellos habían sido miembros del comité ejecutivo de la FMC entre 2004 y 2010. El 2 de marzo también están citados: el exalcalde de Balaguer y antiguo miembro del consejo nacional de la FMC, Miquel Aguila Barril (PSC); la exalcaldesa de El Vendrell Helena Arribas (PSC) y la alcaldesa de Malgrat de Mar, Conxita Campoy (PSC). Después, están llamados a declarar el exalcalde de Cerdanyola del Vallès Antoni Morral Berenguer (ICV); el exalcalde de Flix Pere Muñoz Hernández (ERC); el exalcalde de Sant Andreu de Llavaneres Víctor Ros (PP); el exalcalde de Argentona Antoni Soy (ERC) y el exalcalde de Sant Feliu de Llobregat Juan Antonio Vázquez (PSC).

El juzgado abrió en junio una pieza separada dentro del macrocaso Mercurio para investigar a una cuarentena de alcaldes --que en algún momento estuvieron en el comité ejecutivo de la FMC-- que, supuestamente, cobraron "sueldos encubiertos" justificados como dietas y desplazamientos. Lo hizo tras recibir un atestado policial que concluyó que en la FMC existen "suficientes indicios de una práctica irregular y prolongada en el tiempo" y que suponía la entrega de cantidades mensuales a los miembros en concepto de dietas y desplazamientos que no tenían justificación.