Díaz presume de la unidad del PSOE andaluz frente a la crisis de Madrid

La líder socialista evita dar su apoyo a la actuación de Sánchez en el PSM

Susana Díaz, durante la reunión del comité director del PSOE.
Susana Díaz, durante la reunión del comité director del PSOE.PACO PUENTES

Los socialistas andaluces van a evitar por todos los medios que la crisis de los socialistas madrileños les contamine a 38 días de las elecciones andaluzas del 22 de marzo. “Os pido unidad, que nadie os distraiga, no estamos para distracciones, sino para hacer propuestas a la gente”, aseguró este jueves la secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz, en la reunión del comité director que aprobó las candidaturas autonómicas y municipales. La socialista sacó pecho de la fortaleza de su partido y del fuerte arraigo en esta comunidad. “En cada rincón de Andalucía, aparte de haber una iglesia, hay una sede del PSOE”, señaló de manera gráfica.

Las mismas palabras les dijo minutos antes a los secretarios generales provinciales y a los miembros de la ejecutiva regional ante la decisión del líder federal, Pedro Sánchez, de suspender de manera fulminante a la dirección de la federación madrileña. Díaz no aludió de manera expresa a la crisis madrileña y 48 horas después del terremoto interno que ha causado la decisión sigue sin dar su opinión.

Tampoco ningún otro dirigente de la ejecutiva andaluza se ha pronunciado en público ni a favor ni en contra, salvo el portavoz parlamentario, Mario Jiménez, en la misma línea que su secretaria general: “El PSOE andaluz no está ni va a estar en ningún lío de partido”. Ninguno de los ocho andaluces que son miembros de la ejecutiva federal asistió a la reunión en la que Pedro Sánchez propuso destituir Tomás Gómez como secretario general.

La decisión del PSOE andaluz pasa por establecer un “cortafuegos”, en palabras de una persona próxima a Díaz, para que el ruido de la gestora de la PSM no cruce Despeñaperros, en un momento en el que los socialistas andaluces afrontan unas elecciones inciertas. La misma postura ha adoptado Izquierda Unida en relación con la descomposición de su organización de Madrid.

La presidenta dice que su partido “va a reventar las encuestas”

Los dirigentes andaluces no comparten la vía del “hachazo” utilizada por Sánchez, aseguran en privado, un proceder que atribuyen a la inexperiencia del secretario general en cuestiones internas. También afirman que Sánchez ha ligado su futuro político al éxito o el fracaso de lo que ocurra en la Comunidad de Madrid cuando se celebren elecciones autonómicas y municipales el 24 de mayo. Hasta entonces, “no hay más remedio que apoyarlo”, enfatizan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En un comité director abarrotado de dirigentes, Díaz aseguró que el “secreto” de que el PSOE andaluz sume 33 años al frente del Gobierno andaluz es “la unidad de los socialistas” y el anteponer “los intereses de los andaluces por encima de los del partido”, mensajes que algunos dirigentes interpretaron como un recado a Sánchez. Una veintena de dirigentes intervinieron para subrayar la unidad y cohesión de los socialistas andaluces y lanzar elogios a su candidata a la presidencia andaluza.

Solo José Antonio Pérez Tapias, candidato a las primarias a la secretaría general, no pisó por esa senda. Pidió al PSOE andaluz que reclame un comité federal para debatir la crisis del PSM y apostó por poner en marcha tras las elecciones una estrategia de alianza da la izquierda.

Díaz, por ahora, no piensa en pactos. Su objetivo es conseguir la mayoría absoluta pescando en caladeros de la izquierda y del centro derecha. “El PSOE va a reventar las encuestas”, dijo en el cierre del debate. No lo dice por intuición. Los socialistas dicen tener un sondeo de 5.000 entrevistas que les aproxima a esa objetivo. Otros estudios —este viernes se conocerá el de la Universidad de Granada— no vislumbran ese resultado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS