Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven admite que participó en los disturbios de Can Vies y evita la cárcel

El juez rebaja la pena a uno y medio por arrojar una piedra contra una marquesina

Un joven admitió este martes que participó en los disturbios tras el desalojo de Can Vies y, a cambio, logró una rebaja de la pena que le permitirá eludir el ingreso en prisión. El acusado aceptó una condena de un año y medio de cárcel por arrojar una piedra contra la marquesina de un autobús durante las manifestaciones por el centro social okupado del barrio de Sants de Barcelona. Es el primer proceso judicial por esos incidentes que se cierra con una conformidad.

La Fiscalía pedía inicialmente cuatro años de prisión para el joven por los delitos de desórdenes públicos y atentado contra agentes de la autoridad. El ministerio accedió a una rebaja sustancial de la pena —que quedó fijada en el año y medio de cárcel— a cambio de que el joven reconociera los hechos, según el pacto entre ambas partes. El juez dictó sentencia in voce: dado que la pena es inferior a los dos años y carece de antecedentes, el joven eludirá su ingreso en prisión siempre y cuando no vuelva a cometer ningún delito en los próximos dos años.

La semana pasada comenzaron los juicios por los disturbios de Can Vies, que la pasada primavera se saldaron con decenas de detenidos e importantes daños al mobiliario urbano. Uno de esos casos se saldó con una pena de tres años y nueve meses de cárcel. El juez apreció que el joven —acusado de arrojar una botella contra los Mossos— atacó a los policías usando un “instrumento peligroso” y “disfrazado”, lo que agravó la condena.

Este martes estaban previstos otros dos juicios contra detenidos por Can Vies. Uno de ellos se aplazó porque el acusado sufrió una crisis de ansiedad. En el otro, un chico de 20 años, negó que haber cruzado contenedores, levantado barricadas o atacado a la policía.