Las crisis rusa y de los países árabes moderan el optimismo en Cevisama

La mejora española tropieza con los problemas en grandes países compradores

Un visitante a Cevisama en Feria Valencia.
Un visitante a Cevisama en Feria Valencia.kai försterling (efe)

Cevisama, el gran certamen español de la baldosa cerámica, presentó este lunes su edición número 33 como la de “la recuperación”, en palabras del presidente de Feria Valencia, José Vicente González. Más expositores, más visitantes esperados, concentración de ferias, “síntomas de reactivación del mercado nacional” después de años de caídas, según la descripción del presidente de Cevisama, Manuel Rubert, y una inquietud: el impacto que pueden provocar en el negocio las crisis abiertas en Rusia y los países árabes, que se cuentan entre los grandes destinos de una industria que durante la crisis ha aprendido a vivir aún más de la exportación.

La crisis rusa, con origen en el conflicto en Ucrania, preocupaba en los pasillos de Feria Valencia sobre todo por el desplome del rublo. “El precio casi se les ha doblado en un año. Muchos rusos no han venido porque no pueden”, comentaba entre otras una fuente del fabricante Azteca. La caída de la demanda que se ha producido en los países árabes, especialmente en los productores de crudo, se achacaba al descenso del precio del petróleo pero también, añadía una fuente de Tau, a la “inestabilidad” en la región como consecuencia del auge del yihadismo.

Grandes destinos de la exportación cerámica

De enero a noviembre de 2014, la exportación cerámica valenciana sumó 2.063 millones de euros.

Francia: 197 millones (-2%).

Rusia: 144 millones (-4,5%).

Arabia Saudí: 136 millones (-16,4%).

Reino Unido: 119 millones (25%)

Argelia: 118 millones (36%).

EE UU: 90 millones (13,8%).

Alemania: 76 millones (3,7%).

Israel: 70 millones (-14,3%).

Libia: 64 millones (-23,4%).

Jordania: 61 millones (32,6%).

La importancia de ambos mercados es alta para las exportaciones cerámicas españolas, concentradas en un 96% en la Comunidad Valenciana y, más en concreto, en Castellón. En 2013, Arabia Saudí fue el segundo destino del sector, con ventas por valor de 173,4 millones de euros. El tercer destino fue Rusia, que compró producto cerámico por importe de 162,8 millones de euros. El último dato de noviembre pasado refleja que las ventas a Arabia Saudí en los primeros 11 meses de 2014 retrocedieron un 16,4%, mientras las que se dirigían a Rusia lo hicieron un 4,5%.

La preocupación por el alcance de los problemas en ambos mercados no ocultó el optimismo en un sector que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, definió en la inauguración de Cevisama como “la nueva industria que necesita la economía valenciana”. Unas buenas expectativas basadas en el mercado español, que según una fuente de Inalco mejoró en 2014 y ha empezado 2015 “muy fuerte”. Y también en el crecimiento de la demanda en otros países, que el sector espera que se vea impulsada a lo largo del año por el abaratamiento del euro.

Fabra destacó que España se ha convertido en el primer exportador europeo de productos cerámicos y en el tercero mundial. Y anunció que, con el objetivo de contribuir a la “reindustrialización” de la comunidad autónoma, su Gobierno pondrá en marcha este mes “un plan renove de maquinaria industrial” que se basará en créditos de hasta 100.000 euros, “al 0% de interés”, para sustituir equipamientos obsoletos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Feria Valencia recuperó el movimiento de los tiempos previos a la crisis porque a los expositores y público atraídos por Cevisama se unieron los de Hábitat, el certamen del mueble, la iluminación y el textil, al que hoy se sumará el de la madera. En este sector también primaba el optimismo moderado, según transmitió el presidente de la Federación Empresarial de la Madera y el Mueble, Vicente Folgado. Y algunas preocupaciones eran similares a las de la industria cerámica. “Vamos a ver si la caída o posible caída de un gran comprador de mueble valenciano como es Rusia se puede compensar con otros países”, dijo Folgado, que mencionó destinos que hasta hace poco apenas contaban para las empresas valencianas y que han ganado peso en los últimos años: “Centroamérica, Suramérica, Lejano Oriente, países africanos como Suráfrica y Nigeria...”.

Folgado afirmó que la temida apertura de Ikea ha sido menos grave de lo esperado. “Es más una competencia de hogar, complementos, iluminación, textil”, y no tanto de lo que en Valencia suele entenderse “por mueble principal”, señaló, “como comedores y dormitorios”.

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS