Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy evita respaldar a Fabra como candidato en su visita a Valencia

Las malas expectativas del PP en la Comunidad Valenciana complican la decisión de Génova

El presidente del Gobierno, en el centro, con Fabra a la izquierda y Barberá, detrás a la derecha.
El presidente del Gobierno, en el centro, con Fabra a la izquierda y Barberá, detrás a la derecha.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha evitado hoy respaldar a Alberto Fabra como candidato a la presidencia de la Generalitat valenciana en las elecciones del próximo mes de mayo. Rajoy ha visitado este mediodía la compañía Ford de Almussafes (Valencia), que cumple sus 40 años de funcionamiento, junto al presidente mundial de la firma automovilística, Mark Fields. Un acto en el que han estado presentes el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el presidente provincial del PP y de la Diputación, Alfonso Rus, entre otros dirigentes del partido.

Con todas las miradas pendientes de cualquier gesto que permitiese adivinar si Fabra será finalmente, o no, candidato en las elecciones de mayo, Rajoy se ha blindado ante las especulaciones midiendo cada gesto y cada palabra. Su discurso se ha centrado en la recuperación económica y ha evitado cualquier referencia personal, más allá de las protocolarias, al presidente valenciano, cuya candidatura es cuestionada, en privado, por importantes cargos como Rita Barberá y Alfonso Rus. Tan solo al finalizar el acto y, tras haberse realizado la foto oficial del acto Rajoy y Fields junto a un coche Ford, el presidente ha hecho un gesto a Fabra para que se sumase a una nueva serie de fotografías en las que han posado con los principales directivos de la multinacional automovilística y el presidente de la Generalitat.

Fuentes del PP valenciano consideran que, a medida que pasan los días, Fabra gana puntos como cartel electoral, pese a las presiones del sector crítico que apuesta por otro perfil como el de la coordinadora general del partido en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig.

Las malas expectativas electorales que arrojan los sondeos están en la raíz de la indefinición de Génova para designar ya a su candidato en la Comunidad Valenciana. Para un sector de los populares valencianos, la elección debería ser una apuesta de futuro para recuperar el Gobierno si no se obtiene mayoría suficiente para conservar la Generalitat el próximo mes de mayo. Para otros, Fabra, que sustituyó a Camps tras dimitir por el caso Gürtel en julio de 2011 al principio de la legislatura, debería cerrar el ciclo y, si no revalida la mayoría que heredó, asumir el coste de la derrota.

Durante el acto en la factoría Ford, el presidente Fabra se ha situado junto al presidente mundial de la compañía del automóvil, dos puestos a la derecha de Rajoy, que ha colocado a su espalda (tal y como ya ocurrió en la convención nacional del PP) a la alcaldesa de Valencia, que tenía a su izquierda a Rus. El presidente del Gobierno se ha mostrado relajado durante todo el acto, pero sin hacer ningún guiño de complicidad con ninguno de los cargos valencianos.

Tras la visita a Ford, Rajoy, Fabra y Barberá se han dirigido a un céntrico hotel de Valencia para mantener un almuerzo con la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) para hablar de la situación económica.