Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lluís Vives, el instituto decano de Valencia donde estudió Blasco Ibáñez

Una exposición agrupa lo mejor de la riqueza científica, histórica y educativa que atesora el centro donde estalló la 'primavera valenciana'

Imagen del Instituto Lluís Vives de Valencia en 1920.
Imagen del Instituto Lluís Vives de Valencia en 1920.

El instituto de Educación Secundaria (IES) Lluis Vives de Valencia adquirió reciente notirdad nacional a raíz de la denominada Primavera Valenciana, en la que la detención de estudiantes que se manifestaban frente al centro provocó una reacción en cadena de movilizaciones de respulsa y reivindicativas en la enseñanza pública. 

Pero el IES Lluís Vives es, por encima de todo un lugar emblemático en el que se formaron entre otros ilustres paisanos, los escritores Vicente Blasco Ibáñez y Max Aub, asi como el arquitecto  Demetrio Ribes, que construiría después la estación ferroviaria anclada  a pocos metros del instituto.

La huella del tiempo

j. m. j.

Instalado inicialmente en el edificio de la Universitat de València de la calle La Nau, el centro nació en 1845, aunque no fue hasta 1930 cuando se convirtió en instituto Nacional de Enseñanza Media Luis Vives. La transformación de la ciudad también se refleja en la exposición a través de las fotografías de la época y, principalmente, del audiovisual que recrea los cambios urbanos a partir del edificio.

El legado material del Lluís Vives ha pasado por diversas vicisitudes, especialmente durante la segunda mitad del siglo XX. Traslados, expolio y falta de mantenimiento (durante las obras de los años setenta muchas piezas de su patrimonio fueron almacenadas en el refugio antiaéreo del subsuelo) han reducido sus fondos históricos.

Por esta razón, la exposición La Historia Natural en el Instituto Lluís Vives: Espacio de enseñanza, lugar de ciencia quiere actuar "como testimonio patrimonial de aquella época y tiene como objetivo recordar a los profesores que, como Celso Arévalo o Luis Pardo, supieron compaginar con éxito su tarea docente con el trabajo científico", explican sus comisarios.

El decano de los institutos de secundaria valencianos actuó desde sus orígenes, además, como un verdadero centro de investigación y de cultura, llegando a destacar especialmente en el campo de la Historia Natural desde comienzos del siglo XX. Su espléndida colección lo atestigua.

El Palau de Cerveró inaugura  este martes a las 20:00, la exposición titulada  La Historia Natural en el Instituto Lluís Vives: Espacio de enseñanza, lugar de ciencia, producida por la Universitat de València y el propio IES. Comisariada por los profesores Jesús Ignacio Català y José María Azkárraga, la muestra reúne una selección de fondos del instituto que podrán visitarse hasta el 24 de abril en la sala Manuela Solís del céntrico palacio.

A través de múltiples soportes, desde libros, documentos, instrumentos, trabajos escolares, láminas botánicas o fósiles a sedimentos o preparaciones en líquido conservante con fases de desarrollo embrionario, la exposición recrea el universo de aquel espacio y sus investigaciones.

Más de cien años de trabajo científico y de docencia se concentran en una iniciativa que permitirá conocer con mayor detalle la trayectoria del centro. De su singularidad hablan las colecciones de su insólito museo; el laboratorio dedicado al estudio de la ecología de las aguas dulces (Albufera, Cullera, marjal de Almenara), que fue pionero en España, o la creación de una revista propia, Anales del Instituto, donde se publicaron investigaciones biológicas de alto nivel científico.

Como piezas singulares, cabe destacar el Libro de visitas del antiguo Laboratorio de Hidrobiología Española (1912-1918), con las rúbricas del periodista Félix Azzati o el profesor exiliado Enrique Rioja; el primer manual español en el que aparece la ‘Teoría de la Evolución de las Especies de Darwin’, escrito por Ribera en 1877, y otras piezas como un fósil de rana de Libros (Teruel) o cuatro modelos anatómicos de escayola, los únicos conservados en Valencia, y hasta un Atlas de peces de agua dulce con cromolitografías representativas de sus variedades.