Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artur Mas antepone la lucha contra el paro a la independencia

Algunos activistas le increpan al visitar la Feria de la Candelera de Molins de Rei

El presidente de la Generalitat, Artur Mas (derecha).
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (derecha). EFE

Artur Mas subrayó ayer que el primer objetivo colectivo que tiene Cataluña es la lucha contra el paro por encima incluso del proceso independentista. Tras el sondeo difundido el viernes por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat —en el que los encuestados suspenden al Gobierno catalán con un 4,87% sobre 10 por las medidas que ha tomado el último año— el presidente catalán ha modulado su discurso poniendo el acento en la lucha contra la crisis, pese a que siempre ha dicho haberlo considerado como el objetivo prioritario de su mandato. La reflexión ahora no es gratuita al coincidir en el tiempo con los resultados de la encuesta y la presencia de Mariano Rajoy en Barcelona presumiendo de reactivación económica.

El sondeo oficial, además, reflejó que la principal preocupación de los catalanes es el paro, la incomodidad con la política y las relaciones entre Cataluña y el resto de España. Tras visitar la feria de la Candelaria en Molins de Rei, Mas puso el énfasis en que la reducción del desempleo en Cataluña —un 19,88% frente al 23,7% en el conjunto de España— es el “gran objetivo colectivo” y, luego, agregó, hay otros como el “proceso de transición nacional, evitar que haya nuevos recortes, estabilizar las políticas públicas y atender a las personas que realmente lo necesitan”, informa Europa Press. A ocho meses de las elecciones autonómicas, Mas equiparó por primera vez el proceso soberanista con evitar más ajustes en los servicios sociales.

En su opinión, la mejora de mercado laboral es “la clave de todo” y subrayó que en 2014 hubo una bajada en las listas del paro de 89.000 personas. “Todo apunta”, avanzó, “que en este 2015 habrá una reducción significativa”. Hace tres semanas, Mas sostuvo —durante la firma de un convenio de Tributos de Cataluña, el organismo identificado como el embrión de la futura hacienda catalana— que su plan era movilizar todos los recursos para combatir el paro. Pero es cierto también que el pulso de su mandato está concentrado en el soberanismo. La estrategia de los convergentes es atribuir los recortes al ahogo financiero de la Generalitat y responsabilizan a La Moncloa de los recortes para cumplir con el objetivo de déficit.

“La experiencia de depender de los Gobiernos de Madrid nos ha llevado dónde estamos y es hora de hacer otro camino. Mucha gente cree que el Gobierno español no es un aliado sino un adversario”, afirmó Mas en Molins, donde fue abucheado por 50 miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y defendido por otros ciudadanos. Mas suele recalcar que en los cuatro trimestres de 2014 hubo una disminución del paro respecto a 2012. Y que esa tónica se repite por meses de un año a otro. Su discurso de Fin de Año estuvo centrado en esos datos y una de las principales bazas que siempre exhibe ante el Partido Popular es que la Generalitat no debe luchar tan mal contra el paro cuando el ritmo de disminución del número de desempleados es mayor que en el conjunto de España.