Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¡Me da ‘yuyu’ pensar que cuando empecé con Petra aún había pesetas!”

Alicia Giménez Bartlett presenta el décimo libro de Petra Delicado (‘Crímenes que no olvidaré’), nueve relatos inéditos en España

Alicia Giménez Bartlett, premio Pepe Carvalho.
Alicia Giménez Bartlett, premio Pepe Carvalho.

Alicia Giménez Bartlett representa la esencia del encuentro de novela negra BCNegra (del 29 de enero y el 7 de febrero). El 5 de febrero, en el flamante Saló de Cent del ayuntamiento de Barcelona, le entregarán el premio Pepe Carvalho de novela negra 2015; tiene a un personaje genuinamente barcelonés y genuinamente negro como Petra Delicado; no se ha perdido ni una edición (“hasta de chica de los recados, he hecho”, apunta ella); ha formado parte del jurado seis años… “Quizá no deberían haberme otorgado el premio precisamente a mí, en estos tiempos de corrupción”, ha bromeado en la presentación del décimo libro de la serie de su inspectora, Crímenes que no olvidaré (Destino).

No es que la autora manchega afincada en Barcelona se haya pasado al relato. El nuevo libro es una selección de nueve casos que Alicia “investigó” por encargo, de alguna manera: “La mayoría surgieron en un divertido encargo en el que varios autores éramos invitados a desarrollar un caso a partir de una directriz muy vaga, lo que nos daba total libertad”, explica Giménez Bartlett. Algunos se han publicado en otras lenguas, otros, solo en italiano; en España los nueve son inéditos. “No me considero una autora de aliento corto, me encuentro mejor en la novela, pero de vez en cuando me paso a otro género para desconectar, así luego regreso con aires renovados”, reconoce la escritora, que no solo se dedica a la novela negra.

Los relatos, escritos entre febrero de 1997 y agosto de 2014, vienen a ser una manera de ver, en un solo volumen, cómo ha evolucionado el personaje, alter ego de la autora. “¡Me da yuyu pensar que cuando empecé con Petra contábamos en pesetas!”, exclama, divertida. Además, se ubican en territorios poco proclives a la novela negra: un gimnasio, las vacaciones de agosto, la comida de Navidad, un instituto… Así, podemos ver cómo en la primera historia (Muerte en el gimnasio) nadie sabe qué es un móvil (telefónico, no del crimen) y en la última (Tiempos difíciles) un profesor prohíbe utilizarlo en el recreo. “Ver cómo reaccionan Petra o el subinspector Garzón en un instituto, por ejemplo, es sintomático de cómo ha cambiado la juventud en todos estos años”, apunta Giménez Bartlett.

“Quizá no deberían haberme otorgado el premio precisamente a mí, en estos tiempos de corrupción”, bromea la autora

También vemos cómo evoluciona la relación entre escritor y personaje: “Procuro que la relación no caiga en el aburrimiento, en la obsesión o en el enamoramiento”, dice. “Lo que me preocupa es el ‘décalage’ de edad que cada vez nos separa más… ¡Alguna vez tendrá que cumplir los 50, Petra!” ¿Cuánto va a durar la serie? “No lo sé, espero ser suficientemente autocrítica para darme cuenta de cuándo deja de gustar a la gente y anticiparme a ello”. Sea como sea, parece que tenemos Petra para rato…: “De momento, no me he dado cuenta”, anuncia la autora.

Paco Camarasa, ‘librero negro’ y comisario de BCNegra, asegura que Petra es la primera mujer policía del mundo (de la novela negra). “Se ve que no había ninguna”, comenta Alicia. “Había muy pocas mujeres en la Policía y los polis eran franquistas; habíamos corrido delante de ellos… Pues a mí me gustaba la contradicción y creé a Petra”. En el personaje hay también una reivindicación feminista. “Por supuesto que soy feminista”, proclama, sin pelos en la lengua. “Pero no me gusta machacar con el tema de manera doctrinal; me basta con que Petra lleve la voz cantante en los casos”. En efecto, Petra manda mucho. Y además… “Mi Petra es muy bestia”, lanza Alicia. “Me han echado en cara el uso que hace de la violencia. Yo creo que las mujeres hemos tragado mucha quina. Pues a veces dar un mamporro no está nada mal. Reivindico que las mujeres tengamos una vena tan violenta como la media de la población”. Con permiso (más bien, con la complicidad) de Paco Camarasa, sentado a su lado, Giménez Bartlett se enorgullece también de aportar visión femenina al género, “que es muy machista”.

Giménez Bartlett se declara abiertamente de izquierdas (“a lo mejor me hago ciudadana griega para votar a Syriza en las próximas elecciones”, dice), igual que Petra: “Ella está casada tres veces, no quiere ni oír hablar de tener hijos, siente piedad por los desvalidos…, desde luego, no es de la derecha carrinclona y tradicionalista de este país”. Y como mujer de izquierdas, no se esconde cuando toca criticar a la policía, con la que tan buena relación mantiene y con la que tanto se ha relacionado para documentar sus libros. “La sociedad tiene la obligación de ser observadora y crítica y si hace falta un palo a la Policía, hay que dárselo”, dice en relación al caso Ciutat morta, la película documental que delata un submundo de torturas y corrupción policiales pero de la que ella advierte que no tiene demasiada información.

“Mi Petra es muy bestia. Me han echado en cara el uso que hace de la violencia”

Más información