Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Munté solo sube cuatro millones la partida de la lucha contra la pobreza

La Generalitat defiende que mantiene el gasto social con respecto a 2014

La lucha contra la pobreza y por la inclusión social, una de las necesidades más acuciantes en Cataluña, solo recibirá cuatro millones de euros más en los próximos Presupuestos de la Generalitat. La partida, por lo pronto, será de 196,8 millones de euros, un 2,3% más con respecto a 2014. Según el Idescat, la tasa de pobreza en Cataluña es de 19,8%.

Las cuentas de este año del Departamento de Bienestar Social, que dirige Neus Munté, pasaron ayer por la comisión parlamentaria. El acuerdo entre CiU y ERC, que suman mayoría, impidió que prosperaran las enmiendas a la totalidad. De hecho, los republicanos retiraron la suya en último minuto aunque antes habían calificado el anteproyecto de cuentas como “antisocial”.

Munté reivindicó que se mantiene el mismo gasto social del año pasado e insistió en la “deslealtad” del Gobierno central que no cumple con muchas de sus obligaciones. Por ejemplo, la financiación de la ley de Dependencia, que se lleva casi el 71% del presupuesto de Bienestar Social y Familia.

Dependientes grado I

La consejera recordó que a partir del próximo junio se incorporará la sistema el Grado I o moderado de dependencia y que esto implicará la entrada de 52.600 beneficiarios. Munté dijo que el Estado solo entregará 44 euros por persona y el resto tendrá que ser asumido por el Gobierno catalán.

El gasto no financiero de Bienestar será de 1.803 millones de euros, 173 millones más que en 2014. La diputada socialista Eva Granados criticó que este aumento fuera casi íntegramente a los cambios contables por la incorporación del ICASS dentro del departamento (152 millones). Otros diez millones corresponden a la restitución de la paga extra de los funcionarios. Y solo 10 millones corresponderían a un aumento real, denunció Granados. Una crítica similar a la que hace un mes realizó la Mesa del Tercer Sector.

La partida de atención a la infancia y la adolescencia crece el 1,9%, unos cuatro millones más. Toda la oposición criticó que Munté no hiciera un “gesto” social aumentando estas partidas. El tema nacional, como no podía ser de otra manera, secuestro gran parte del debate. El republicano Pere Bosch defendió a la consejera. “Tenemos una alternativa, cambiar la relación con España. El resto es gestionar miseria”, sentenció