_
_
_
_

La Generalitat aumentará la plantilla de la Agencia Tributaria en un 50%

El Ejecutivo catalán convocará 168 plazas de inspectores, técnicos y especialistas Mas-Colell se fija como reto desarrollar este año el banco público catalán

Lluís Pellicer

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El Gobierno catalán aumentará este año en un 50% la plantilla de la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) con la convocatoria de 168 plazas de inspectores, técnicos y personal especializado. El consejero de Economía y Conocimiento de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, ha explicado este mediodía en la presentación de los presupuestos de su departamento para este año que el objetivo del Ejecutivo catalán para este año pasa por “establecer las bases para disponer de los recursos humanos que necesita la Agencia Tributaria de Cataluña con el propósito de conseguir una mayor recaudación y cumplimiento fiscal”. Para ello, Mas-Colell dotará a la secretaría de Hacienda con 44 millones de euros, el 25% más que el año pasado.

En un gesto con los socios parlamentarios de ERC, que ha exigido que los Presupuestos incluyan la creación de “estructuras de Estado” para apoyar las cuentas, Mas-Colell ha destacado el despliegue de la “Hacienda propia” y el banco público catalán como dos de las seis “grandes líneas estratégicas” de la consejería para este año. El consejero se ha detenido sobre todo en la ATC, que a lo largo de esta legislatura ha alcanzado convenios de integración con los órganos tributarios de las diputaciones y el Ayuntamiento de Barcelona.

A lo largo de este año, según Mas-Colell, finalizará el proceso de selección para 18 inspectores tributarios; se pondrá en marcha la primera fase de "reestructuración" de la ATC para realizar la recaudación ejecutiva de deudas, que requiere de 80 personas; se incorporarán 10 especialistas "en procesos y procedimientos", cinco juristas, tres especialistas en organización y otros diez en análisis funcional para "fortalecer el proyecto de Hacienda propia" y se convocarán 60 plazas necesarias para gestionar nuevos impuestos creados recientemente. “Este incremento de personal es absolutamente necesario para cumplir las funciones que tiene encomendadas la ATC, pero también para diseñar y articular una agencia tributaria que sea escalable y que pueda ejercer nuevas funciones a medida de que estas puedan llegar”, ha añadido el consejero.

La segunda línea del departamento es el desarrollo del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) hacia un banco público convencional, para lo que la Generalitat lleva tiempo trabajando en conseguir una ficha bancaria. El consejero ha afirmado que este año el ICF debe “continuar y completar” el proceso de transformación para “operar como banco público” siguiendo “modelos y normas internacionales de banca pública”. Para 2015, el ICF pondrá a disposición de empresas 702 millones de euros en préstamos, avales e instrumentos de capital riesgo, frente a los 680 millones del año pasado.

El otro gran reto de Mas-Colell es lograr la “sostenibilidad” de las finanzas públicas catalanas tras casi un lustro de recortes presupuestarios. El consejero ha insistido en reclamar al Estado la reforma del modelo de financiación autonómica y tres partidas a las que ha confiado las cuentas de 2015: el pago de la disposición adicional tercera de 2008, un adelanto de los recursos del fondo de competitividad de este año y una compensación por el impuesto de depósitos bancarios.

El diputado de ERC, Pere Aragonès, ha asegurado que los Presupuestos son “insuficientes” para “cubrir las necesidades del país y sus ciudadanos y luchar contra el paro y las desigualdades”. Aragonès ha afirmado que la Generalitat debe poner en marcha “estructuras de Estado” para implementar el “mandato democrático” que pueda salir de las urnas el próximo 27 de septiembre y ha pedido más recursos para potenciar la ATC.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Lluís Pellicer
Es jefe de sección de Nacional de EL PAÍS. Antes fue jefe de Economía, corresponsal en Bruselas y redactor en Barcelona. Ha cubierto la crisis inmobiliaria de 2008, las reuniones del BCE y las cumbres del FMI. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_