Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos piden un sistema integral de lucha contra la avispa asiática

La presencia de este insecto invasor se multiplicará por 25 en dos años

Ejemplar de avispa asiática.
Ejemplar de avispa asiática.

La avispa asiática colonizará toda la península Ibérica en una década según las predicciones de los expertos. Durante el año 2014 los Agentes Rurales han destruido 15 nidos de este insecto en toda Cataluña, doce en las comarcas de Girona, dos en Barcelona y uno en la Vall d'Aran. En dos años se espera que los nidos de este insecto invasor lleguen a 400, eso es 25 veces más, por lo que el Jefe del Cuerpo de Agentes Rurales de la provincia de Girona y miembro de la Comisión de Seguimiento de la Avispa velutina, Ignasi de Dalmases, reclama la colaboración de organismos públicos y privados para combatir una especie que no se puede erradicar, pero si frenar.

Aunque no comportan problemas de salud pública porqué son inofensivas para el ser humano, más allá del dolor de una picadura, pueden dañar seriamente la población de abejas y tener graves consecuencias sobre la biodiversidad. El principal peligro de la avispa asiática es su voracidad. Para alimentarse necesita proteínas e hidratos de carbono. Las primeras las busca en todo tipo de insectos, pero sobretodo en las abejas, —que representan más de un 80% de su alimento— y los segundos en la fruta. Otro gran problema es su gran capacidad para reproducirse y extenderse, favorecida por su fácil adaptación a entornos naturales que le son favorables y a la ausencia de depredadores naturales.

La expansión de esta especie invasora sigue la pauta prevista. Entró en Francia en 2004 por el puerto de Burdeos procedente de China, en 2010 se extendió a Euskadi y en 2012 a Galicia y Cataluña, donde se detectaron los dos primeros nidos en Vilamaniscle (Alt Empordà) y en Les (Vall d'Aran). Según el jefe de servicio de Biodiversidad de la Generalitat, Ricard Casanovas, la expansión ha seguido allí donde las características le han sido más favorables “en masas forestales y húmedas y nunca por encima de los 2.000 metros”.

“Hasta ahora se ha hecho un buen trabajo desde la Generalitat, tanto en recogida de datos sobre la progresión de esta especie, como de compra de material para combatir los nidos que se localizan o las trampas para atraerlas, como en formación de los agentes para saber actuar”, asegura De Dalmases. Considera que “la clave de todo” es el trabajo conjunto con los apicultores. Sin embargo, teniendo en cuenta la progresión prevista, con la aparición de una cuarentena de nidos este 2015, cree que “debe plantearse la colaboración de otros organismos tanto públicos como privados que aprovechando los conocimientos obtenidos hasta ahora se integren en la lucha contra esta especie”.

Desde que se inició la cruzada contra la avispa asiática, los Agentes Rurales han puesto en práctica contra ella tres métodos de destrucción. Los tres han resultado eficaces. Las actuaciones se hacen siempre de noche porqué es cuando hay mayor seguridad para los agentes, ellas se encuentran todas en el nido, la actividad es menor y la efectividad, mayor.

Cuando el nido está en una zona accesible, los agentes se equipan con un traje especial parecido al de los apicultores y lo retiran manualmente. Posteriormente se coloca dentro de una bolsa con insecticida y se congela en arcones preparados para ello, para asegurarse que ningún ejemplar ni larva queda vivo. Cuando el nido está en la copa de un árbol donde es imposible llegar, se utilizan unas perchas que a modo de jeringuilla inyectan un insecticida en su interior. El proceso de la colocación en la bolsa y posterior congelación se repite. Por último, cuando el nido está situado en una zona de bosque o rural inaccesible el nido es destruido a tiros.

Más información