90 euros de multa por sustraer un fósil de 70 millones de años

El acusado devolvió la pieza un mes más tarde en un yacimiento de Coll de Nargó

Un fósil del esqueleto de una cría de un vertebrado en el yacimiento de Coll de Nargó
Un fósil del esqueleto de una cría de un vertebrado en el yacimiento de Coll de Nargó

El robo de un fósil del esqueleto de una cría de un vertebrado, posiblemente de un dinosaurio de entre 65 y 70 millones de años de antigüedad, se ha cerrado este martes judicialmente con una multa de 90 euros para el autor de la sustracción, Josep Maria M.N.

En la vista oral celebrada en el Juzgado de Lo Penal número 2 de Lleida, la fiscal encargada del caso ha modificado su escrito de acusación y ha convertido el delito de hurto, del que acusaba a Josep Maria M.N., en una falta de coacciones, por la que ha solicitado una multa de 15 días a razón de 6 euros diarios.

El acusado se ha conformado con esta petición y la juez ha dictado en el acto una sentencia en los mismos términos. El juicio se ha dado por concluído y no han tenido que declarar la docena de testigos citados, entre los que había funcionarios de la Generalitat y paleontólogos encargados del yacimiento de Coll de Nargó (Alt Urgell), de donde fue sustraído el fósil el 30 de mayo de 2013.

La juez no ha fijado ninguna cantidad en concepto de responsabilidad civil para el acusado porque los Servicios de Arqueología y Paleontología de la Generalitat de Cataluña no acreditaron en su informe el valor de los daños sufridos por el bloque de piedra que contenía el fósil. La pieza, de unos 80 kilos de peso, se partió en tres trozos y fue necesario restaurarla. La Generalitat estudia la posibilidad de reclamar alrededor de 3.000 euros por la vía del expediente sancionador.

El fósil fue devuelto al mismo lugar casi un mes más tarde. Una persona anónima llamó al Ayuntamiento de Coll de Nargó para comunicar que la pieza había sido depositada en el mirador del cretáceo, en una zona de aparcamiento de coches, muy cerca del lugar en el que se encontraba cuando fue sustraída.

El acusado manifestó que no había robado el fósil con ánimo de lucro, sino para denunciar presuntas irregularidades cometidas por el equipo de investigadores del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP), responsables de la excavación del yacimiento de Pinyes situado en una finca de su propiedad. Josep Maria M.N. dijo que se limitó a cambiar el fósil de sitio trasladándolo unos 200 metros. El ICP desmintió ayer estas irregularidades y señaló que las excavaciones se realizaron con todos los permisos de la Generalitat y del dueño de los terrenos, indispensable en este tipo de trabajos.

La desaparición del fósil se produjo días antes de que los paleontólogos del ICP lo trasladaran a sus instalaciones de Bellaterra para restaurarlo y estudiarlo por tratarse de una pieza excepcional porque era la primera vez que se encontraba un esqueleto casi entero en una zona de nidificación.

El yacimiento de Pinyes de Coll de Nargó es uno de los más importantes del mundo en huevos de saurópodo de hace unos 70 millones de años. En él se encontró la puesta de huevos de dinosaurio más completa de Europa. Algunos yacimientos de la zona han sido objeto de expolio. Desde 1993, en Catalunya, los restos fósiles de vertebrados, como los dinosaurios, están protegidos por el patrimonio cultural catalán y su extracción y comercialización están prohibidas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS