Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla de Morón pide adecuar los puestos al número de marines

Morenés, a favor de una “utilización más intensa” de la instalación por EE UU

Entrada de la base de Morón durante una de las concentraciones de los trabajadores. Ampliar foto
Entrada de la base de Morón durante una de las concentraciones de los trabajadores.

Para los trabajadores de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), la intención de EE UU de convertir en permanente la presencia en este recinto de su fuerza de reacción para África es una “oportunidad” para lograr una de sus grandes reivindicaciones. La conversión en definitivo del despliegue obliga a reformar el convenio bilateral firmado entre ambos países. Y, llegado ese momento, la plantilla reclama que se incluya en el documento “las contraprestaciones” en materia de empleo. “Es la única manera de acabar con la inestabilidad que sufren los trabajadores desde hace cuatro años”, dice el portavoz del comité de empresa, Javier Domínguez. Desde 2010, la plantilla se ha reducido casi a la mitad (de 594 a 310) después de tres expedientes de regulación de empleo.

Los trabajadores exigen al Gobierno de Mariano Rajoy que “pelee” por incluir en el convenio una cláusula en la que se establezca una ratio mínima entre empleados civiles y militares. La intención del Gobierno estadounidense es ampliar el máximo actual (850 militares) a unos 3.000. “Lo ideal sería que se incluyeran a los empleados como personal laboral de la base, como ocurre en la de Rota, pero ya nos dijo el ministro que era muy complicada”, añadió Domínguez. Pero un aumento de la actividad en la base no es sinónimo de empleo. “El ejemplo más claro lo vivimos hace unos meses. Pese al aumento de trabajo debido a la llegada en marzo de un nuevo contingente de esta fuerza, la empresa despidió a 55 trabajadores”, explica Domínguez, quien denuncia que estos empleados fueron sustituidos por militares. Según defendió en su momento el ministerio de Pedro Morenés, las negociaciones mantenidas con EE UU lograron reducir a 55 los 150 despidos programados inicialmente.

Precisamente Morenés se ha mostrado favorable a acceder a la petición de convertir Morón en base permanente de su fuerza de reacción para África. “Nos estamos sentando con ellos para ver la nueva utilización de las bases, fundamentalmente la de Morón”, ha declarado Morenés a El Mundo. “Los EE UU consideran que España, además de un aliado fiable, tiene una posición geoestratégica absolutamente irrenunciable. Eso nos fortalece a nosotros también”, ha afirmado. “Ellos quieren una utilización más intensa de Morón porque hay más problemas con el terrorismo ahora que antes. Nosotros estaríamos dispuestos a esa posibilidad, pero tenemos que hablarlo y negociarlo”, ha agregado.