El turismo ruso se desploma un 41% en noviembre en Cataluña

Los datos de finales de 2014 confirman la caída del 15% durante el conjunto del año

El sector turístico catalán cierra el año batiendo de nuevo todos los récords. Sin embargo, los hoteleros han visto cómo en apenas seis meses se ha deshecho buena parte del camino andado en los últimos años en uno de los mercados emergentes que más alegrías había dado. La devaluación del rublo, la crisis de Ucrania y el retroceso económico han acabado por hacer que se desvanezca el milagro ruso. La llegada de turistas de ese país ha ido cayendo progresivamente hasta desplomarse un 41,4% el pasado mes de noviembre, según el Departamento de Empresa y Empleo. En el conjunto del año el descenso ha sido de cerca del 15%. Los municipios del litoral, sobre todo la Costa Daurada, son los que más están acusando ese retroceso.

Más información
El turismo ruso cae un 20% por la crisis de Ucrania y la devaluación del rublo
El problema del Turismo
ICV inicia una campaña contra el turismo masivo en Barcelona

Cataluña fue la comunidad pionera en trabajar el mercado ruso. Si en 2009 recibía 216.000 viajeros de ese país, en 2013 ya se rozó el millón gracias a un incremento anual de dos dígitos, que incluso sobrepasó el 50% en varios ejercicios. Con una cuota del 6,3%, Rusia fue en 2013 el quinto mercado más importante para la comunidad, por detrás de Francia (26,7%), Reino Unido (10,8%), Alemania (8,2%) e Italia (7,2%) y por delante de Holanda (4,5%). Este año la cuota de mercado ha bajado al 5%, de modo que está a punto de volver a ser superado por los Países Bajos. “Hemos de preocuparnos en la justa medida. El mercado ruso ha experimentado crecimientos muy elevados en España, sobre todo en Cataluña, que concentra casi el 60% de todos los que llegan. Cerraremos 2014 con una caída media del 15% porque en los últimos meses el descenso se ha agravado”, explica el presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Restauración de Cataluña, Joan Molas.

Los hoteleros señalan tres causas principales de la bajada: primero la crisis de Ucrania, luego la caída del rublo frente al euro y, en tercer lugar, la bajada del petróleo y el retroceso de la economía rusa del 0,5% en otoño, el primer retroceso desde 2009. Molas explica que la crisis ha llevado a 13 operadores turísticos de ese país a echar el cierre, dejando tirados a clientes que han acabado por perder la confianza. No son las únicas empresas del sector que están sufriendo. La aerolínea Transaero, la primera del país, ha tenido que recibir una inyección de 134 millones de euros del Gobierno ruso por los problemas por los que atravesaba.

Preocupación entre los hoteleros de determinadas zonas turísticas por el decenso de visitantes rusos

Según la Asociación de Operadores Turísticos de Rusia (ATOR), el turismo internacional se redujo en ese país un 35%, mientras que los viajes domésticos crecieron el 33%. Los establecimientos de Yalta (Crimea), Krasnaya Poliana (Sochi) y Veliki Ústiug estaban a tope para Fin de Año. “A la vez que la crisis, se ha producido un aumento del nacionalismo ruso en términos económicos, de modo que la gente está viajando más dentro del país”, asegura el consultor de Magma Turismo Bruno Hallé.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La preocupación cunde entre los hoteleros de algunas zonas turísticas por si la tendencia sigue acentuándose. “Es coyuntural. A medio plazo el mercado ruso se recuperará y todavía hay mucho camino por recorrer”, asegura el profesor de Esade Josep Francesc Valls. De momento, Cataluña ha sido capaz de compensar esa caída con el fenomenal ascenso de turistas de otras nacionalidades, en especial británicos, alemanes y franceses. Pero además, el año pasado se dio un incremento del turismo doméstico en España. “Está remontando un 15%”, destaca Molas. Durante la Navidad, los hoteles del Pirineo catalán registran una ocupación media del 80%, que en los picos llega al 90%. En Barcelona esta es similar, incluso superior en los establecimientos del centro.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS