Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
discurso de fin de año del lehendakari

Urkullu pide a Rajoy otra política penitenciaria para consolidar la paz

El lehendakari espera que en 2015 los partidos sean capaces de poner fin a la "cuestión vasca" por la vía de "replantear el autogobierno"

El lehendakari, Iñigo Urkullu no pierde la esperanza. Si la última cita que mantuvo con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado septiembre, no sirvió para modificar sus planteamientos en materia de política penitenciaria, Urkullu le ha vuelto a pedir un cambio durante el discurso de fin de año. Lo ha planteado como uno de los dos deseos para que 2015 sea un año en el que mejore la convivencia en Euskadi. "Mi deseo es que seamos capaces de estar a la altura de la oportunidad que se nos presenta para reactivar la economía y crear empleo y en segundo lugar la oportunidad de fortalecer la paz y la convivencia", ha leído Urkullu. "Esto es, final ordenado de ETA, desarme total y verificado, reconocimiento del daño injusto causado, memoria, verdad, justicia y reparación de todas las víctimas, pero también una gestión penitenciaria distinta: merece la pena ser proactivos en la consecución de una normalización en la convivencia política, institucional y social", se ha propuesto. 

Hay que dejar atras lo que hemos padecido por la violencia"

El lehendakari, que ya ha dado muestras de que, a diferencia de las prioridades soberanistas de los catalanes, él apuesta por encauzar la salida de la crisis y consolidar el final de ETA,  le propone a Rajoy activar medidas concretas para los presos etarras que rechazan la violencia y asumen la crítica con su pasado en la banda, es decir una propuesta basada en la experiencia de la llamada vía Nanclares. Para lehendakaritza ese tipo de movimientos lograrían invertir el lento ritmo que ha imprimido ETA a su desarme y acelerar su definitiva desaparición.

Un intento de acelerar el fin de ETA se produjo la pasada semana cuando el Gobierno vasco hizo pública su oferta a la banda para un desarme "rapído viable y efectivo" con cobertura social e internacional frente al interminable que está escenificando la banda terrorista, de sellado no verificado y sin calendario. Urkullu cree que hay que adecuar el tratamiento a los presos de ETA a un nuevo tiempo sin violencia y le planteó a Rajoy, junto a una propuesta de reinserción de los presos, la reclamación del acercamiento progresivo a cárceles vascas. "En este País hemos padecido las dificultades de la crisis, la violencia terrorista y la confrontación, esto es lo que queremos dejar atrás" ha dicho Urkullu en el mensaje de fin de año y bienvenida a 2015.

Hay que superar la crisis del modelo de Estado"

Tras explicar que su gabinete está haciendo lo mismo que las familias, es decir gestionar los recursos con rigor y prudencia y "priorizar y garantizar lo básico" ha apostado por superar "la crisis política e institucional, la crisis de modelo de Estado, que obstaculiza el ejercicio y la actualización del autogobierno vasco". Según ha dicho ante las cámaras de la televisión pública vasca, ETB, Euskadi tiene la oportunidad, "internamente en Euskadi y en relación al Estado español, de avanzar en una visión actualizada y un replanteamiento del autogobierno para superar la cuestión vasca". Sin olvidarse de las nuevas realidades de integración europea y globalización que caracterizan al siglo XXI, Urkullu cree que 2015 puede convertirse en el año definitivo para acordar un nuevo marco jurídico político "que reconozca el hecho diferencial y la realidad nacional de Euskadi. Creo en el método del diálogo, la negociación y el acuerdo para lograrlo", ha explicado.