Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 52% de familias que no puede pagar la hipoteca tiene menores

Uno de cada tres hogares con problemas sufre cortes de luz

Agentes de los Mossos d’Esquadra vigilan un desahucio.
Agentes de los Mossos d’Esquadra vigilan un desahucio.

El drama de los desahucios comienza cuando los ingresos no llegan para pagar la hipoteca o el alquiler del hogar, mucho antes de que se firme la ejecución hipotecaria. Antes de llegar a ese extremo, miles de familias contactan con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) para asesorarse. Entre octubre y noviembre de este año, 1.200 familias catalanas consultaron a la plataforma. De estas, el 52% tiene menores a su cargo.

La PAH, junto al observatorio DESC, realiza anualmente desde 2009 el informe Emergencia habitacional y derecho a la vivienda en Cataluña. Impacto en el derecho a la salud y en los derechos de la infancia en la crisis hipotecaria. Según el avance del texto que la plataforma hizo público ayer, el problema es mayor para cerca del mitad de las familias que tienen hijos: 367 menores viven en hogares “bajo la amenaza de ser desahuciados”, ya que acumulan tres o más meses de impagos.

La respuesta de las administraciones ante este problema llega tarde o simplemente no llega nunca. La gran mayoría de familias (un 77%) que tiene dificultades para pagar su hogar carece de ayudas de entidades o servicios sociales.

Otro de los principales problemas a los que las familias catalanas tienen que hacer frente en los últimos años es el pago de los suministros. A pesar de las tibias iniciativas de las administraciones catalanas para paliar la pobreza energética, una de cada tres familias ha sufrido cortes de luz y un 26% de agua, sobre todo, remarca el informe, en aquellas casas en las que viven menores. Y es que cada vez, las familias destinan más recursos para hacer frente a estos servicios. El 63% dice tener problemas para pagar las facturas de la luz, el agua y el gas.

El problema de los desahucios se tiende a relacionar con el paro, pero de los adultos que consultaron con la PAH, un 14% no tenía empleo aunque cobraba alguna prestación, mientras que el 23% no tenía ningún tipo de ingresos. El resto tenía trabajo, ya sea con contrato o sin él.

Más allá de un perfil sociodemográfico, el informe de la plataforma detalla “los graves efectos” sobre la salud de las personas que viven bajo la posibilidad de perder sus hogares. Según las encuestas de la PAH, un 80% de los adultos consultados tienen “mala salud mental”.

En su informe, la PAH publica también las entidades financieras con la que los afectados tienen contratada su hipoteca. La plataforma denuncia que ni las propias entidades ni las administraciones han querido facilitar estos datos. Según las 1.200 encuestas, los problemas de impago se centran en Catalunya Caixa (18%), BBVA (15%), CaixaBank (14%) y Bankia (12%). La PAH considera especialmente grave los casos de Bankia y Catalunya Caixa, dos entidades “rescatadas con dinero público”.