Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE Y PENSAMIENTO

La estética del poder

La exposición 'Blancas juegan y ganan' expone fotografías de prensa que unen a los que mandan en una enorme partida de ajedrez sobre el tablero del planeta

Militantes contra las fuerzas del regimen de Kiev, obra de Miguel Aguirre.
Militantes contra las fuerzas del regimen de Kiev, obra de Miguel Aguirre.

En Navidad es frecuente acordarse de los pobres (cada vez hay más pero pocos ponen a uno en su mesa), lo que no es tan común es acordarse de los poderosos (que cada vez están más lejos). Los Obama, Margaret Thatcher y su colega Ronald Reagan, Kim Jong Il, Putin, el Papa Benedicto XVI o Cristina Kirchner, son retratados por el artista peruano Miguel Aguirre en la exposición Blancas juegan y ganan, que se puede ver en la Galería Pilar Serra (Santa Engracia, 6) hasta el 11 de enero. Las pinturas, que reproducen fotografías de prensa y son tituladas con combinaciones de signos ortográficos, tratan de revelar ese hilo invisible que une a todos los que mandan (héroes o villanos según cuándo, dónde o para quién) y que se hayan embarcados en una enorme partida de ajedrez (de ahí el título de la muestra) sobre el tablero del planeta.

Otra cosa frecuente en Navidad es la publicidad, que trata de llevarse un pedazo de la entrañable furia consumista de estas fechas. Y sobre publicidad trata la exposición Gráfica publicitaria y relaciones comerciales España/USA, un nombre aparatoso para una muestra curiosa y colorida que reúne carteles publicitarios entre 1890 y 1961, la época en la que se afianzó el diseño gráfico y en el que utilizó, entre otras cosas, para publicitar los productos estadounidenses en España.
Marcas que siguen en el mercado: ¿Refrescos? Coca Cola o Pepsi. ¿Máquinas de coser? Singer. ¿Cuchillas de afeitar? Gillete. ¿Neumáticos? Firestone. Estos diseñadores hicieron un buen trabajo: son nombres que relacionamos indefectiblemente con los productos y que ya forman parte del imaginario popular.

Las piezas tienen ese aire ingenuo de la vieja publicidad, producen cierta nostalgia y están trufadas de anécdotas curiosas (como la referencia en Daniel el Travieso al expresidente Hoover o la fantástica aparición de la "gallina superponedora"). La muestra, comisariada por Carlos Velasco y organizada por la Embajada de los Estados Unidos y la Asociación de diseñadores de Madrid DIMAD, puede verse en la Central de Diseño de Matadero hasta el 1 de febrero.