Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU recupera terreno y roza el empate técnico con los republicanos

Las dos fuerzas sumarían una mayoría absoluta muy justa en las autonómicas catalanas

Reunión del Gobierno catalán, en una imagen de archivo Ampliar foto
Reunión del Gobierno catalán, en una imagen de archivo

Convergència i Unió consolida la recuperación electoral apuntada en las últimas semanas en detrimento de ERC, hasta el punto de que ambas fuerzas lograrían un empate técnico en caso de que mañana se celebrasen elecciones autonómicas. La encuesta sobre el contexto político presentada ayer por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat atribuye a los nacionalistas entre 34 y 36 diputados (ahora tienen 50), mientras que a los republicanos le otorga entre 34 y 35 (en la actualidad tienen 21).

La suma de ambas fuerzas permitiría una mayoría absoluta muy justa en la cámara. La encuesta no plantea la hipótesis de qué apoyo tendría una candidatura unitaria, que es en la actualidad el nudo gordiano de las conversaciones que mantienen Artur Mas, partidario de la unificación electoral, y Oriol Junqueras, defensor de las listas separadas. CiU y ERC cuentan ahora juntos 71 escaños y la encuesta arroja que pasarían a tener entre 68 y 71. El Parlamento catalán tiene 135 diputados, por lo que sería posible una mayoría absoluta muy raspada.

La encuesta señala que Ciutadans pasaría a ser la tercera fuerza, con una atribución de entre 14 y 16 escaños (tiene nueve en la actualidad), seguido del PSC, que cosecharía entre 13 y 14 parlamentarios (ahora son 20). El PP, que cuenta con 19 escaños, lograría entre 11 y 12; Podemos obtendría entre 9 y 11, mientras que la CUP empataría a escaños con Iniciativa per Catalunya Verds: entre 7 y 8 cada formación. Los independentistas radicales tienen ahora tres diputados, y los ecosocialistas, 13. La encuesta confirma la tendencia de los últimos sondeos: la pujanza de Ciutadans, la irrupción de Podemos y la candidatura radical de la CUP y el desplome de todos los partidos tradicionales, a excepción de Esquerra Republicana.

En el caso de las elecciones generales, Podemos es la fuerza con mayor estimación de voto en Cataluña, con un 20,4%. Sin embargo, a la hora de atribuir los escaños en las cuatro provincias lograría entre 10 y 11 diputados, mientras que CiU conseguiría entre 11 y 12 (ahora tiene 16), con una estimación de voto del 18,8%. ERC lograría entre ocho y nueve diputados, el triple de los actuales y pisando los talones a CiU, con un apoyo del 17,5%.

Los socialistas prosiguen su caída y pasarían de los 14 diputados actuales a entre seis y siete, convirtiéndose así en cuarta fuerza política, un resultado insólito desde que hay democracia. En las elecciones generales de 2008, que ganó el PSOE, los socialistas catalanes aportaron 25 diputados, un techo que se antoja irrepetible.

Del mismo modo, el PP sufriría un fuerte retroceso y se quedaría entre cuatro y cinco diputados; ahora tiene 11. Pasaría a ser la quinta fuerza más votada en Cataluña, un resultado insólito en cualquier otra comunidad. Ciutadans estrenaría representación en el Congreso, con dos escaños.