Capricho de periferia

La pianista, que presenta su disco ‘Aura’, es una amante de las tiendas 'gourmet'

La pianista Judith Jáuregui, en la tienda de música La Quinta de Mahler.
La pianista Judith Jáuregui, en la tienda de música La Quinta de Mahler.Claudio Álvarez

1. Calle de Argensola. Es una vía llena de boutiques y, siendo donostiarra, ese tipo de tiendas me gustan más que los grandes centros comerciales. Además, tiene la mejor tienda de quesos de Madrid, Poncelet (Argensola, 27).

2. Chamberí. Es uno de mis barrios predilectos de la ciudad. Vivía allí cuando estudiaba en Madrid, pero me tuve que ir de mi antigua casa porque una vecina no soportaba oír el piano todo el día cuando estudiaba. Ahora por fin he vuelto y es un barrio entrañable. Me encantan sus comercios de barrio llevados por familias.

3. Cacao Sampaka. Es una maravilla. Esta meca de los amantes del chocolate de Alonso Martínez tiene unos productos para morirse. Poseen todo lo que puedas querer para desayunar en un ambiente tranquilo. Me encantan sus cruasanes (Orellana, 4).

4. Lo Otro. Esta sala es el estudio de arquitectura de Juan García de Cubas. Alejado de las grandes salas de concierto, en el distrito de Latina, tiene el piano del Café Central y es una de las salas alternativas de música clásica de la ciudad. Es alternativo de verdad: cuando llegas, tienes que tocar el timbre de un garaje y es una sala de pequeñas dimensiones muy diferente a los grandes teatros, donde casi puedes tocar al público (Calle Arquitectura, 17).

5. Museo Sorolla. Es un lugar en el que se respira paz. Me gusta desde los jardines hasta la totalidad de la colección que alberga. Sorolla es uno de mis pintores favoritos por cómo juega con la luz en sus cuadros, y este lugar me transmite una paz que me ayuda a desconectar (General Martínez Campos, 37).

Clásica y emprendedora

La pianista Judith Jáuregui (Donosti, 1985) ha fundado su propia compañía de grabación, Berlimusic, y Aura es el primer trabajo en el que domina toda la producción. Lo presenta el día 21 en Music Above The Park (Felipe VI, 8).

6. Margarita se llama mi amor. Esta floristería tiene un montón de ejemplares exóticos. Es un oasis de colores y te tratan con un cariño especial. Es de esos lugares en los que tienen tiempo para ti (Fernando VI, 9).

7. La Quinta de Mahler. Este lugar para la música en el barrio de Ópera es una aventura. Una tienda que Madrid necesitaba que para mí es más un lugar de reunión en torno a la música clásica en un entorno distendido y familiar, con presentaciones de discos y algunos conciertos (Amnistía, 5).

8. Jardín del Capricho. Hay que resaltar que es un parque que solo está abierto los fines de semana. Es el jardín romántico de Madrid, de antigua propiedad de la Condesa de Osuna y herencia de la ciudad. El palacio, el embarcadero, el laberinto… Es mi parque de retiro y tiene todo lo que puedas esperar de un jardín. Me gusta ir los fines de semana a respirar naturaleza y a soñar (Alameda de Osuna).

9. La Chocita del Loro. Para olvidarte de las penurias que leemos por todos lados, es un lugar perfecto para desconectar de la rutina diaria y pensar en otra cosa. Es un sitio en el que relajarte con una copa y reírte de todo, hasta de ti mismo (Gran Vía, 70).

10. Válgame Dios. Si me llevan a tomar un buen foie y unas quesadillas con un cóctel a este establecimiento en el corazón de la calle de Augusto Figueroa, me hacen feliz. Tiene muchos platos excelentes, pero hay que destacar una ensalada con turrón que es impresionante (Augusto Figueroa, 43).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS