Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ELA y LAB se reafirman en la protesta contra la privatización del banco vasco

Muñoz pide "no poner una sola acción en manos privadas para que el objetivo de las cajas no se adultere"

Txiki Muñoz (ELA) y Ainhoa Etxaide (LAB) participan en una protesta ante la sede de Kutxabank en Bilbao.
Txiki Muñoz (ELA) y Ainhoa Etxaide (LAB) participan en una protesta ante la sede de Kutxabank en Bilbao.

ELA y LAB consideran reforzada su oposición a la privatización de Kutxabank tras los buenos resultados cosechados en las elecciones sindicales de la entidad. Sus secretarios generales se han reafirmado hoy en la protesta y movilización como vía para dar marcha atrás en el proceso emprendido por las cajas vascas.

Una cincuentena de delgados de ambas centrales se han concentrado esta mañana ante la central de la entidad en Bilbao para exigir un sistema financiero público vasco y mostrar su rechazado al proceso de privatización, encabezados por sus secretarios generales, Adolfo Muñoz (ELA) y Ainhoa Etxaide (LAB). Posteriormente han marchado hasta la sede del PNV, Sabin Etxea, para volver de nuevo a Kutxabank y dar por finalizada la movilización.

Ambos dirigentes han reiterado sus críticas a la dirección de Kutxabank y al PNV, defendiendo la movilización y la protesta para revertir un proceso que tiene por objetivo, en palabras de Muñoz, "hacer negocio, repartir dividendos con los depósitos".

"Si se termina logrando la privatización, la sociedad vasca, el tejido industrial, las pymes, el empleo, al economía real va a perder mucho", ha augurado, subrayando que "los que nos oponemos al proceso de privatización de Kutxabank hemos sacado unos muy buenos resultados" y que ello es "el reflejo de la gente que trabaja en Kutxabank y pensamos que de la sociedad vasca, que no quieren que un patrimonio logrado con el esfuerzo de muchas generaciones termine privatizado".

En la misma línea, Ainhoa Etxaide ha asegurado que lo que se está debatiendo es "cómo se vende, cuando lo que se debería debatir es qué supone para la sociedad vasca poner 40.000 millones de ahorro vasco en manos de los especuladores".

En esta línea, el secretario general de ELA, que ha asegurado que no han mantenido ningún contacto ni con el actual presidente ni con el anterior, ha explicado que "la movilización sindical y social que estamos protagonizando y que va a continuar tiene por objeto que ni una sola acción se ponga en manos de capital privado porque, si se pone, se adultera el proyecto inicial de las cajas, que nunca ha sido que los capitalistas se lleven beneficio sino que la obra social funcione y que el tejido industrial, la economía real de nuestro país funcione, que es lo que verdaderamente necesitamos".

"Se puede, es cuestión de voluntad política y si no la hay forzaremos un cambio de decisiones", ha insistido Etxaide.