Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violencia familiar ejercida por menores crece un 60% desde 2007

El Defensor pide que se eliminen los alambres de los centros de internamiento

Más violencia de hijos a padres. El Defensor del Menor ha alertado este martes del crecimiento exponencial de los menores internados por delitos de violencia intrafamiliar, fundamentalmente de hijos a padres. Según los datos del Consejo General del Poder Judicial, entre 2007 y 2013, se han incrementado las sentencias relacionadas con este tipo de delitos en un 60%, pasando de 302 a 510.

Durante 2013, solo en Andalucía, de las 4.480 sentencias impuestas a jóvenes de 14 a 17 años, 510 se realizaron por violencia en el ámbito familiar, después de que los padres tramitaran la denuncia. De esas 510, que representan un 11,4% del total, el 95,9% se debieron a delitos y un 4,1%, a faltas.

“Es un incremento muy importante que puede deberse a tres aspectos fundamentales. Que los menores hayan caído en la droga, el juego o el alcohol; que los padres no hayan sabido inculcarles valores, no hayan marcado límites o los tengan desatendidos; o que se haya visto afectada la salud mental por esta sociedad competitiva, permisiva y de ocio”, declaró ayer Jesús Maeztu tras entregar en el Parlamento los resultados del Informe especial sobre la atención a menores infractores en centros de internamiento en Andalucía.

El balance sobre la atención que reciben los 700 menores privados de libertad en los 15 centros de internamiento de Andalucía es “positivo”, según valoró la oficina de Maeztu. “Solo hemos propuesto una reforma de distribución de plazas y solicitamos que se retiren los alambres y espinos de los centros de régimen semiabierto”, añadió el defensor.