Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz intenta aislar su gestión de los “líos internos” de los partidos

La presidenta de la Junta elude aclarar si se presentará a las primarias

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, este martes en San Telmo. Ampliar foto
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, este martes en San Telmo.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se propuso este martes no alimentar con sus declaraciones lo que ella misma calificó como “líos internos” de su partido y de Izquierda Unida, con el que gobierna en coalición. En una de sus contadas conferencias de prensa celebrada en el palacio de San Telmo —ha convocado cuatro en 15 meses—, Díaz afirmó a preguntas de los periodistas que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tiene “todo el apoyo, como siempre” de los socialistas andaluces, a los que les preocupa dos cosas: “La estabilidad del Gobierno andaluz y la del conjunto del PSOE en España” ya que en mayo habrá más de 8.000 candidatos a las municipales que necesitan “unidad, fortaleza y estabilidad”.

Estas declaraciones se producen después de que su número dos en el partido, Juan Cornejo, contestara con un “ya veremos” si apoyaba a Sánchez como aspirante a las primarias. Los socialistas andaluces condicionan este apoyo a los resultados que se obtengan en las municipales y autonómicas del 24 de mayo.. Hasta entonces, el PSOE andaluz se volcará en obtener los mejores datos, una tarea a la que se dedicará con intensidad su secretaria general. Cuando se recuenten las papeletas en toda España, efectivamente, ya se verá qué ocurre en el PSOE.

Díaz no quiso despejar la interrogante de si mantiene su compromiso de no presentarse a las elecciones primarias del PSOE para la elección al candidato a las generales, como ha mantenido en numerosas entrevistas, entre ellas la última con EL PAÍS. A este proceso aspirará, según enfatizó él mismo, Pedro Sánchez, quien retó a los críticos a dar ese paso.

La presidenta de la Junta eludió, pese a las insistentes preguntas, despejar esta duda porque se encontraba en la sede de la presidencia y también porque no quiere avivar el debate interno: “No voy a hablar más del partido. No voy a colaborar en que el mensaje que traslademos a los ciudadanos sea de líos internos, cuando la gente lo está pasando tan mal en la calle”.

Tampoco quiso valorar el debate abierto en Izquierda Unida para marcar diferencias con sus socios socialistas en el año largo que resta de legislatura andaluza. IU celebra el domingo una asamblea de rendición de cuentas en la que no está en cuestión, en principio, la continuidad del pacto, aunque se apuesta por “otra forma de estar” en el Gobierno. “No me voy a meter en los líos internos de los partidos”, reiteró la presidenta andaluza, quien destacó la estabilidad de la que goza el Gobierno de izquierdas. El ejemplo más evidente de esta estabilidad, señaló Díaz, es que los días 22 y 23 se aprobará definitivamente el Presupuesto de la comunidad para 2015. “Mientras tenga estabilidad no tengo razones para adelantar elecciones”, enfatizó. Los comicios andaluces están previstos en la primavera de 2016. Tampoco teme que sus socios se descuelguen con la petición de una comisión de investigación sobre los cursos de formación. Díaz dijo que los “miembros del Gobierno” de IU nunca le han trasladado dudas sobre la actuación de la Junta en un asunto que investigan varios juzgados y calificó de “suficiente” la información que está facilitando en el Parlamento el consejero de Educación.

Díaz informó de las peticiones que planteará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la reunión que celebrarán en la Moncloa el próximo 22. En la cartera lleva los proyectos presentados por la comunidad para que sean incluidos en la financiación de llamado plan Juncker, un proyecto de estímulo económico que prevé inversiones de 315.000 millones de euros en tres años. Andalucía ha planteado 669 iniciativas por 13.255 millones de euros, de los que el 49% son para inversiones en infraestructuras de transporte.

La socialista también insistirá ante Rajoy en la necesidad de reformar el modelo de financiación autonómica, que el Estado financie al 50% los servicios de la dependencia —la comunidad sufraga ahora el 80% de los gastos—, la relajación del objetivo del déficit y, sobre todo, un plan específico de empleo. Díaz lleva a esta entrevista el apoyo de la patronal andaluza y de los sindicatos CC OO y UGT. Tiene previsto informar en el Parlamento de este encuentro. Después de la Navidad, se reunirá con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Para esta cita procurará el apoyo también de los tres grupos parlamentarios.

El presidente del PP, Juan Manuel Moreno, se quejó de nuevo de que Díaz no le reciba antes del encuentro con Rajoy. “Tiene tiempo para ir a dar mítines a Toledo, para estar en la conspiración permanente contra Pedro Sánchez y, sobre todo, para sus ambiciones personales, pero no para Andalucía ni para los andaluces ni para recibirme”, afirmó, según Europa Press.