Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fenosa devuelve a los municipios los cobros indebidos de cinco años

La justicia falló contra la eléctrica en el primer pleito por sobrefacturación

Vista noctura de Folgoso do Courel, iluminado con el alumbrado público
Vista noctura de Folgoso do Courel, iluminado con el alumbrado público

Gas Natural Fenosa da un paso atrás. La eléctrica ha comenzado a reintegrar los cobros indebidos que aplicó a la mayoría de los municipios gallegos durante cinco años —desde 2008 hasta 2012— pese a que inicialmente, aferrada a un informe interno de la Comisión Nacional de la Energía sobre la mala lectura de contadores, solo aceptó devolver las cantidades correspondientes a la última anualidad. La compañía, que desde el primer momento reconoció que había facturado indebidamente a los ayuntamientos la llamada energía reactiva, se mantuvo firme hasta hace unos meses alegando que la ley solo le obligaba a reintegrar el último ejercicio, que saldó. Una sentencia dictada el pasado octubre por un juzgado ourensano dio la razón al Ayuntamiento de Coles tras una demanda presentada por la eléctrica. La justicia ha obligado a la compañía a devolver al pequeño municipio 51.455,85 euros cobrados de más entre 2008 y 2012, ambos incluidos.

 Gas Natural Fenosa ha declinado hacer declaraciones al respecto pero, según ha podido contrastar este diario, ha comenzado a reintegrar los cobros indebidos a otros ayuntamientos sin recurrir ya a la vía judicial y se ha puesto en contacto con algunos alcaldes anunciándoles su disposición a reembolsarles los importes que hasta ahora les negaba.

Es el caso de otra localidad ourensana, San Amaro, que ni siquiera había comunicado a la eléctrica el inicio de su expediente de resolución reclamando cerca de 33.000 euros. El regidor, el popular Ernesto Pérez, señala que la compañía —que les había devuelto 10.400 euros del último año— se puso en contacto con él el mes pasado anunciándole que le reembolsaría los cobros indebidos. “Y lo hizo, para mi absoluta sorpresa, en cuestión de días”, señala el alcalde, convencido de que el cambio de decisión de Fenosa es consecuencia de la sentencia de Coles. Así lo entienden también los ingenieros ourensanos José López y Alberto Estévez que destaparon en su momento la aplicación de los cobros indebidos de la eléctrica y que asesoraron a un buen número de ayuntamientos afectados. Fueron ellos quienes recomendaron a las instituciones locales que sus servicios jurídicos iniciaran expedientes de resolución de reintegro de esos cobros “abusivos”. Se trata de “una vía legal para recuperar el dinero retraído del erario público sin necesidad de que sean los ayuntamientos, sino Fenosa, en caso de que se niegue a pagar, quienes acudan a la justicia”, explican los técnicos. Además, añaden, la Consellería de Industria, a través de Consumo, inició también expedientes sancionadores contra la compañía por su negativa a reembolsar la totalidad de los cobros. Un cambio de escenario para la eléctrica que, efectivamente, recurrió a la vía judicial y fracasó en su primer intento, el de Coles.

El tiempo, en contra de los ayuntamientos

Los Ayuntamientos afectados por la sobrefacturación de Gas Natural que no hayan presentado hasta ahora expedientes de resolución de reintegro de los cobros indebidos podrían tener dificultad para percibir todas las cantidades adeudadas. Así lo entienden los técnicos contratados por una parte de los municipios ourensanos que tras realizar ese trámite han recibido la llamada de la eléctrica anunciándoles su disposición a saldar la deuda global. En su opinión, el tiempo corre en contra de los municipios.

En la sentencia de Coles que obliga a Fenosa al reembolso de las cinco anualidades al que se resistía la empresa, el juez aplica el Código Civil en el que se establece un periodo de cinco años para la prescripción de la deuda. De esta forma, entienden los técnicos ourensanos que quienes reclamen a partir de este mes, ya en 2015,“podrían perder una de las anualidades”.

Alcaldes afectados que no han realizado esa resolución municipal han señalado a este diario que, en ese caso, emprenderían ellos las acciones judiciales contra la eléctrica. Buena parte de estos regidores suscriben la valoración del de Vilar de Santos, Xan Jardón, que considera que Gas Natural incurrió “en una estafa continuada en la facturación a los Ayuntamientos que podría afectar igualmente a los particulares”. Por este motivo Jardón reclamó en su momento al Gobierno gallego la revisión de todas las facturas emitidas por las empresas de distribución de energía en Galicia entre 2008 y 2013 “pero la Xunta no ha hecho nada”, denuncia el regidor ourensano.

La sentencia sostiene que Fenosa “esgrime un mero informe” de la Comisión Nacional de la Energía que “ni siquiera ha sido publicado oficialmente” para negarse a pagar las cinco anualidades. Además, señala que el precepto que detalla ese documento —que no cabe “exigir la refacturación por periodos superiores a un año”— se refiere “expresamente” a los casos de “funcionamiento incorrecto de contadores”. El juez entiende que este no es el caso —“se trata de una facturación de cantidades superiores a las debidas”, precisa— por lo que aplica el Código Civil que marca la prescripción de cinco años para reclamar devoluciones de cobros irregulares. Apunta además el fallo que con esta decisión se aporta “seguridad a los consumidores, en el sentido de que no se facturen cantidades superiores a las reales, confiriéndoles un plazo adecuado para reaccionar”.

La eléctrica facturó indebidamente de forma generalizada en los municipios gallegos la energía reactiva hasta sumar cientos de miles de euros: desde 78.000 en un municipio pequeño como el ourensano de Pereiro de Aguiar hasta 270.000 en el de la capital provincial. Pero no todos los ayuntamientos han seguido la misma estrategia. También en Ourense, el alcalde de Vilar de Santos, Xan Jardón, arremete contra la “dejadez e ineficacia” de la Xunta en este caso. Jardón, de Compromiso por Galicia, sostiene que un año después de haber presentado una reclamación administrativa ante Consumo no ha tenido más noticias que la notificación de que se iniciaba expediente sancionador a la empresa. “Ni siquiera pudimos personarnos en ese expediente”, protesta. Denuncia además que pidió su comparecencia en el Parlamento gallego “para explicar una cuestión que afecta al menos a 150 ayuntamientos” y también se le denegó. Fenosa reintegró a Vilar de Santos 10.400 euros sobrefacturados en el último año, pero el municipio reclama 33.000 de los cuatro anteriores.

 

Más información