Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE SOBRE LAS AYUDAS SOCIALES

Calparsoro propone a Maroto y a SOS Racismo que acepten la mediación

El Fiscal Superior entiende que la naturaleza del conflcito hace idóneo el Servicio de Mediación para que las partes fijen un marco de diálogo y encuentro "para revalorizar a las personas"

El fiscal Superior del País Vasco, Juan Calparsoro, ha derivado al Servicio de Mediación Intrajudicial de Álava, tanto al alcalde de Vitoria, Javier Maroto (PP), como a la asociación SOS Racismo, una vez iniciadas las diligencias judiciales tras la denuncia de la asociación al alcalde de Vitoria por un presunto delito de incitación al odio. Maroto llego a asegurar en julio pasado que argelinos y magrebíes abusan de las yudas sociales "y no queiren trabajar". Tras un debate largo y sostenido en el tiempo SOS Racismo interpretó en septiembre que podrían ser constitutivas de un presunto delito de incitación al odio y le demandó.

Tras la declaración  de ambas partes ante el fiscal, y el informe remitido por los socialistas vascos, Calparsoro ha hecho público un escrito en el que propone a ambas partes que se acojan de manera voluntaria a la Justicia Restaurativa, para dar cauce a la demanda  "de una manera más humana, reparadora, restauradora del orden y de la paz jurídica, consiguiendo una sociedad más pacífica, más cohesionada y con mayor respetpo a los bienes y valores que protegen el ordenamiento jurídico y el derecho penal".

En lo que parece un tirón de orejas leve a Maroto por romper esos principios y una reconvención a SOS Racismo para que explore la vía de la satisfacción colectiva a través del diálogo, Calparsoro pide a las dos partes que valoren conocerse mejor para evitar en el futuro este tipo de comportamientos. La mediación consta de varias fases, la del contacto con las personas, la de acogida e información, la de aceptación y compromiso, la de encuentro dialogado, y la fase final de acuerdo. El servicio de mediación está en el palacio de justicia de Vitoria y bajo la tutela de la fiscalía.

"No voy a rectificar. Me reafirmo en todo lo que dije y no creo que tenga que pedir perdón a nadie y menos a SOS Racismo", insistió el alcalde de Vitoria tras la demanda de SOS. Sin embargo ante el fiscal matizó sus palabras. Ahora ambas partes deberán dialogar.