Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bilbao gana el Mundial de Baloncesto en lo económico

La ciudad vizcaína es la sede española que más beneficios saca al evento deportivo

Aficionados finlandenses en la Fan Zone de Bilbao. Ampliar foto
Aficionados finlandenses en la Fan Zone de Bilbao. efe

Bilbao fue solo una de las ciudades que acogió la primera fase del Mundial de Baloncesto de 2014. Su gestión tuvo algunas pequeñas polémicas: los comercios no abrieron en festivo y las celebraciones se dividieron entre la ciudad de Bilbao (la sede real) y Barakaldo (donde se celebraban los partidos). Aun así, la ciudad fue la que ganó la batalla económica, con un impacto directo estimado de 26,7 millones de euros, por encima de Madrid y Barcelona, con 21,7 y 19,2 millones, respectivamente, según un informe de la consultora Deloitte. Los aficionados finlandeses salvaron la partida, y, al parecer, las cifras superaron incluso a lo estimado por el Ayuntamiento.

El informe fue encargado por el comité organizador y explica, precisamente, que el mayor beneficio de Bilbao se debió al amplio número de visitantes extranjeros, sobre todo de Finlandia, que viajaron a la capital vizcaína durante la primera fase del torneo. El Mundial recaudó en total 408 millones de euros.

Tras Bilbao, Madrid y Barcelona, las sedes de Gran Canaria, Sevilla y Granada tuvieron un menor impacto económico "debido al relativamente bajo número de visitantes internacionales que recibieron", explica el documento. En el caso de Gran Canarias, ascendió a 8 millones, mientras que en Sevilla y Granada el beneficio económico directo rondó los 6,3 y 6 millones, respectivamente.

Respecto al impacto económico indirecto e inducido, los mayores fueron los de Madrid y Barcelona, como consecuencia del mayor tamaño de sus economías respecto al resto de sedes. Y en lo que se refiere a la ocupación real de los pabellones, en la primera fase fue del 88 por ciento en Bilbao, de nuevo en la cabeza, seguido de Granada (83%), Sevilla (79%) y Gran Canaria (61%), mientras que en la segunda fase Madrid registró un 87 por ciento y Barcelona un 75 y en la lucha por las medallas la ocupación alcanzó el 91 por ciento.

Más información